cronicas

Jornada 7: Real Murcia 1-1 Atlético Pulpileño

Un Real Murcia que no juega a nada empata ante el Pulpileño (1-1).
Los granas ceden los primeros puntos en casa pese a adelantarse en el marcador con un gol de Andrés Carrasco.

Se creía el Real Murcia tocado por una varita mágica en Nueva Condomina. Si hace quince días era Athuman el que salía al rescate de los granas, este domingo aparecía Andrés Carrasco para adelantar a los suyos en otro mal partido. Pero aunque la suerte te puede acompañar un día o incluso dos, solo el trabajo es el secreto del éxito, y, por primera vez en casa, los de Mario Simón comprobaron que los puntos no caen siempre del cielo. Cuando parecía que el 1-0 sería la señal que necesitaban los locales para entrar de verdad en el partido, nada cambió. O si lo hizo, pero en contra. Porque el Pulpileño, con un golazo de Cristo García, se llevó un punto de Nueva Condomina y dejó a los de casa sin su cuarta victoria consecutiva.

Es decepcionante el juego de un equipo que con el paso de las jornadas en vez de mejorar, empeora. Sin generar ni una ocasión de gol, conformándose con algún saque de esquina sin remates claros, firmando una primera parte para olvidar y confirmando que no tienen ningún patrón de juego, el Real Murcia olvidó todos sus problemas con el balón cuando Andrés Carrasco aprovechó un error de la defensa del Pulpileño para batir a Erik y poner el 1-0 en el marcador. Pero esta vez la efectividad del delantero murciano no fue suficiente, volviendo a llenar de dudas a un equipo que no solo no juega a nada, es que todavía nadie sabe cuál es el plan con el que salta cada partido al campo.

El mismo folio en blanco que describió a la perfección la primera parte vista hace una semana en la visita del Real Murcia a Socuellámos, quedaría igual de impoluto tras los cuarenta minutos iniciales de los granas frente al Pulpileño. Quitando varios saques de esquina, Erik quedó inédito. Y es que ni en una sola ocasión probaron los murcianistas al meta suplente de los almerienses. Ni mostrar a todos sus nervios y sus debilidades en algunos balones colgados al área visitante animaron a los de Mario Simón a probar a un portero que rezaba para que el esférico estuviese lo más lejos posible de su territorio.

Decepcionó de nuevo el Real Murcia. Después de quince minutos en los que nunca se sintió cómodo y en los que Cristo García intentó aprovecharse de la debilidad de Popovici, titular en lugar del lesionado Mario Sánchez, parecía que los granas querían ser protagonistas. Pero una cosa es querer serlo y otra conseguirlo. Y, durante unos veinte minutos, los de Simón no lograron encontrar la inspiración. Con el balón de los centrales a Armando y de Armando a los centrales, cualquier posibilidad de lanzar el juego era imposible.

Lo dificultaba un Pulpileño bien colocado, pero también la poca contribución de jugadores como Juan Fernández, Julio Gracia y Dani García. Esa falta de conexión impedía que el balón llegase al área, donde Carrasco se desesperaba.

Un par de córner, donde se vio que Erik era un amigo más que un enemigo, fue de lo poco que aportó el Real Murcia en ataque.

Como por sí mismo el Real Murcia no encontraba el camino, el Pulpileño, como buen vecino se animó a echar un cable a los granas. Fue a la vuelta del vestuario. Cinco minutos tardaron los murcianistas en olvidar su mala primera parte. Andrés Carrasco aprovechó un regalo de la defensa visitante para batir a Erik y acercar a los suyos a la cuarta victoria consecutiva en Nueva Condomina. La moneda volvía a salir cara con un gol en el primer remate entre los tres palos.

Ni el gol a favor ni un Pulpileño muy tocado por el mazazo cambiaron las sensaciones en el Real Murcia. Tampoco los intentos de Mario Simón de mover el árbol. Si el técnico grana, nada más volver del descanso, había dado la alternativa a Fran García, dejando en el banquillo a Popovici y moviendo al lateral derecho a Armando; el madrileño también daba minutos a Saura y a Boris.

Pero como la suerte es trabajo, y el Real Murcia de trabajo no tiene nada, en esta ocasión no todo iba a ser tan sencillo. Ni el aviso de Diego López había despertado a los granas, que vieron como en el minuto 78 Cristo García se marchaba por velocidad para poner el empate en el marcador con un golazo.

Lo que no había hecho el Real Murcia en 80 minutos, no lo iba a hacer en diez. Y menos con las urgencias y el nerviosismo acompañando cada pase. Otra vez lo apostaron todo los granas a las jugadas a balón parado, pero en esta ocasión salió cruz y la cuarta victoria consecutiva en Nueva Condomina no se hizo realidad. Si se hizo realidad que el Real Murcia juega peor que mal.

FICHA TÉCNICA
REAL MURCIA: Serna, Popovici (Fran García, 46), Alberto González, Athuman, Luis Madrigal, Armando, Ganet (Javi Saura, 64), Julio Gracia, Juan Fernández, Dani García y Andrés Carrasco (Boris, 74).

PULPILEÑO: Erik, Emilio Iglesias, Nacho Ruiz, Fran Martínez, Mati, Cristo García (Pablo Aguilera, 90), Diego López, Cristo Martín (Parra, 87), Juanra Martínez (Areso, 46), Peli (Pruden, 66) y Borja García.

GOLES. 1-0. Min. 50: Andrés Carrasco. 1-1. Min. 78: Cristo García.

ÁRBITRO: Albadalejo García. Amonestó a Andrés Carrasco, a Peli, a Emilio Iglesias, Fran Martínez, Boris

ESTADIO: Nueva Condomina.

Fuente: La Opinión de Murcia.

¡Comparte este post!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email