cronicas

Jornada 15. Águilas 1-2 Real Murcia

El Rubial acogía a dos equipos más que necesitados. El Águilas FC, que no sabía lo que era ganar en casa desde la jornada 3, veía como empezaba a quemarle la zona de descenso. El Real Murcia, por su parte, buscaba un triunfo que le diese regularidad y le ayudase a despejar los fantasmas. Pues tras noventa minutos, los murcianistas fueron los que salieron reactivados del campo costero. Los goles de Andrés Carrasco y Ganet, ambos en la segunda parte, permitieron a los de Mario Simón sumar su segunda victoria consecutiva a domicilio y dar un paso más para colarse en la zona de play off. Aunque Kalu Uche acortó distancias, no fue suficiente para los aguileños.

Hubo buenas noticias para el Real Murcia, pero no para el Águilas FC, que se hunde a pasos acelerados. Con la derrota, los costeros, que suman siete jornadas sin ganar, caen directamente a puestos de descenso, algo inimaginable cuando comenzó una temporada ambiciosa y en la que se hablaba de luchar por estar en el play off de ascenso.

Con la afición de El Rubial enfadadísima, con algunas pancartas pidiendo la marcha de Gaspar Campillo, se espera una semana más que complicada en el club presidido por Alfonso García. La destitución de Molo y el salto de Campillo de director deportivo a entrenador solo ha servido para hundir a un Águilas que ahora aparece en el puesto 14 con 17 puntos.

Mientras que el Águilas FC vive en un ambiente enrarecido, a la espera de que Alfonso García tome alguna decisión, el Real Murcia llega al final de año intentando olvidar la crisis de resultados que estuvo cerca de costar el puesto de un Mario Simón siempre cuestionado. Aunque los granas siguen sin encontrar su juego, de momento la victoria en El Rubial les acompaña y les carga de moral con vistas al último partido de este 2021 y a la llegada de un mes de enero donde se quiere reforzar la plantilla para lograr dar el salto definitivo en la clasificación.

Para que llegasen los goles hubo que esperar a la segunda parte, porque la primera mitad dejó mucho que desear. La intensidad de los primeros minutos fue un espejismo. Llegado el cuarto de hora el partido entró en un tramo gris y aburridísimo. El Real Murcia intentaba llevar el control, pero no conectaba con los hombres de ataque. El Águilas, por su parte, se apoyaba en Cellou y Abel Molinero, pero era imposible encontrar a Chumbi.

Sin ocasiones de gol, el partido avanzaba hacia la nada. Solo en el último tramo de la primera parte el Real Murcia hizo méritos para adelantarse en el marcador. 

Andrés Carrasco aprovechaba un balón filtrado por Ganet para superar por alto a Leo Santos. Cuando la afición murcianista ya se preparaba para cantar el gol, Mounir sacaba in extremis el balón y dejaba el empate a cero en el marcador.

A continuación era Athuman el que probaba con un zapatazo que se marchó pegado al palo. La presencia del centrocampista sobre el campo fue una de las novedades en el once grana. Mario Simón le dio la alternativa ante la baja de Julio Gracia, que se quedaba fuera por unas molestias en el tobillo.

Los chispazos del Real Murcia no eran suficientes y el marcador ya no se movió cuando el colegiado señaló el tiempo de descanso.

No cambiaron muchas las cosas en la segunda parte. El Águilas parecía querer dar un paso al frente, pero no acababan de encontrar el camino hacia el área de Miguel Serna, que vivía un partido tranquilo. En el Real Murcia tampoco daban sensación de poder conseguir más.

Pero quedaba tiempo y Andrés Carrasco, el goleador murcianista, no había dicho la última palabra. En un campo que conoce a la perfección, el delantero grana fue el encargado de abrir el marcador. Aprovechando un gran centro de Alberto López, el ‘pichichi’ grana superaba a Leo Santos y ponía el 0-1 en el minuto 65.

Para no hacer sufrir demasiado a la afición visitante, Ganet se encargó con un zapatazo de los suyos de poner el 0-2 en el minuto 71.

El partido parecía sentenciado. El Águilas no estaba dando señales de vida y los dos goles visitantes lo complicaban todo mucho más. Sin embargo, Kalu Uche sacó la varita mágica para dar emoción al encuentro al poner el 1-2. Incluso el atacante vio como unos minutos después le anulaban un tanto por fuera de juego cuando los locales embotellaban a un Murcia que intentaba defender con uñas y dientes la victoria. En los últimos instantes expulsaron a Javi Pérez.

Fuente: Laopiniondemurcia.es

¡Comparte este post!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email