Periódico

Jornada 1. Real Murcia 1-2 Granada B

El Real Murcia se confía y pierde ante el Granada B

Los granas, que se adelantan con un gol de Chumbi, caen ante un rival que da la vuelta al marcador en cinco minutos

El Real Murcia se confía y pierde ante el Granada B (1-2)

Se marchó el Real Murcia al descanso con 1-0 en el marcador y con 45 minutos que sin jugar un buen fútbol sí había logrado dejar mejores sensaciones que su rival, el Granada B. Se marchaba el Real Murcia al descanso confirmando que sus delanteros están en plena formaSe marchaban los granas con ventaja gracias a un gol de Chumbi en el minuto 16, y lo hacían con tranquilidad, después de una primera parte en la que no habían sufrido, anulando a un conjunto visitante sin ideas y capado ante la presión alta de los murcianistas. Pero como esos días en los que en un segundo el sol desaparece para dar paso a un chaparrón inesperado, el Real Murcia descubrió que nunca puede dar nada por hecho. Porque en apenas seis minutos de la segunda parte lo perdió todo.

Volvió del vestuario tan relajado, que fue permitiendo que el Granada B diese señales de vida hasta el punto de remontar el partido. Montoro en el 66 y Miguel en el 72 dieron la vuelta a un marcador que ya no se movió, porque el Murcia, que en el 79 perdía a Antonio López por roja directa, ya no supo reaccionar.

 

Después de varias temporadas, los delanteros del Real Murcia son protagonistas, y no para recibir todas las críticas. En este principio de campaña el equipo grana camina al ritmo de sus atacantes. Si contra el Sevilla Atlético fue Chumbi el que se reivindicó para confirmar su buena pretemporada y frente al Lorca Deportiva fue Toril el que dio un paso al frente para lograr una victoria muy importante, este domingo en Nueva Condomina ha vuelto a ser el aguileño el encargado de dar tranquilidad con un gol que abría el marcador cuando solo habían transcurrido 16 minutos desde que el colegiado señalase el inicio del partido frente al Granada B.

A las primeras de cambio el Real Murcia se quitaba un peso de encima y mandaba un mensaje a sus más críticos. Y lo hacía mejorando en la primera parte del choque frente al Granada B lo visto en las dos jornadas anteriores del campeonato liguero. A falta de control en el centro del campo, donde Yeray sigue siendo un mero espectador, los murcianistas se sintieron cómodos ante un rival cuyas imprecisiones lanzaban a los granas al ataque.

Desde el primer minuto, con un Granada B incapaz de salir de la presión alta impuesta por el Real Murcia y llevada a cabo por un gran trabajo de Chumbi y Toril, los de Adrián Hernández aprovechaban los numerosos errores de su rival para merodear por el área defendida por Ángel.

A la pelea de los dos delanteros, que están demostrando que se sienten cómodos jugando juntos, hay que añadir que las dos novedades introducidas por Adrián Hernández para potenciar los extremos también han resultado interesantes vistas las deficiencias mostradas en partidos anteriores.

 

Tanto David Segura como Pedrosa han aportado vértigo, inquietando a un filial rojiblanco que durante 45 minutos jamás fue capaz de mostrar nada interesante sobre el césped de Nueva Condomina. Hasta Tanis vivió un inicio tranquilo, sin que nadie le apretara demasiado.

Demostraba Pedrosa que se siente cómodo con libertad para correr, a la vez que Segura daba algo más de chispa, lo que nunca viene mal en un equipo al que no le sobra la calidad. Con Youness multiplicando sus funciones y haciendo un favor a un Yeray que anda plantado en el césped, sin aportar nada, el Murcia obtenía premio a su presión en el minuto 16. Toril buscaba y encontraba a Chumbi, y el aguileño adelantaba a los granas al demostrar que ha recuperado su idilio con el gol.

No fue una primera parte de grandes ocasiones. Toril pudo ampliar distancias, pero no encontró puerta en las dos oportunidades que disfrutó. Sin embargo, el Real Murcia pudo marcharse al descanso con ventaja al apenas ser exigido por los granadinos. Algo a lo que también ayudó que tanto Navas como Adrián Melgar, este novedad ante la ausencia de Iván Pérez por lesión, limitaron sus funciones a defender, lo que dio más abrigo a una defensa que en jornadas anteriores había sido desmantelada por los laterales.

Parecía tan fácil, parecía el Granada B un rival tan asequible, que tuvo que llegar la segunda parte para demostrar que en la vida ya de por sí nadie te regala nada. Se relajó el Murcia, olvidó esa presión que le había favorecido antes del descanso, y se limitó a esperar. No miraron el área contraria, no buscaron a Chumbi ni a Toril, cedieron el balón a los visitantes, posiblemente confiados en el mal día que estaban teniendo los de Tenorio a la hora de tomar decisiones correctas, y en el minuto 66 vieron como de repente tenían dos puntos menos que un segundo antes. Pero es que cinco minutos después descubrieron que ya no tenían nada. Un gol de Montoro tras un saque de esquina y un golazo de Miguel García permitía al Granada B dar la vuelta al marcador en un suspiro.  

Por si fuera poco, en el 79, Antonio López era expulsado por roja directa. Tres palos seguidos de los que el Real Murcia ya no supo recomponerse. La victoria se marchó a Granada.

Fuente: LaOpinión

 

¡Comparte este post!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email