Periódico

Jornada 13. Recreativo 0-0 Real Murcia

Un Real Murcia corto de miras

Faltos de agresividad en los minutos finales, incapaces de leer el partido y sin capacidad para improvisar, el Real Murcia vuelve a conformarse con un punto tras salvar una primera parte en la que el Recreativo no ve puerta pese a sus numerosas ocasiones

Ángela Moreno. La Opinión

Los más optimistas pensarán que esta mala racha se resuelve con un triunfo el próximo domingo ante el Granada B en Nueva Condomina, esos mismos, que decían que el 1-1 contra el Marbella ganaría fuerza triunfando en el Nuevo Colombino, dirán también que sumar un punto es bueno porque Huelva siempre es un territorio complicado.

Los más pesimistas defenderán que este no es el camino y que no ganando a nadie es muy complicado vivir una temporada en la zona tranquila.

Lo único claro es que el Real Murcia nunca puede desnivelar los partidos ni cuando se le ponen las cosas a favor. No lo hizo ante un Marbella desconocido; no lo hizo pese a disponer de un penalti en la Línea y tampoco lo hizo ayer frente a un Recreativo herido y con urgencias. Sobre el papel siempre serán favoritos los onubenses, pero sobre el césped, el partido se empeñó en decir otra cosa, y los granas, pese a ser capaces de aguantar las arremetidas de los de Monteagudo en la primera parte, no cuentan con nadie que sepa leer los partidos. No lo hay en el terreno de juego, donde cada semana se ve un equipo sin iniciativa, sin ideas, sin chispa; y tampoco en el banquillo. Cuando llegan esos momentos en los que los encuentros cambian de guion y hay que estar listos para no perder el tren, o Adrián Hernández no es capaz de que sus jugadores le escuchen o es que simplemente tampoco se aclara.

Sobrevivió el Real Murcia a una primera parte en la que el Recreativo apretó y mucho. Más por deméritos del rival que por méritos de los granas, el marcador no se movió, y es que los de Monteagudo tienen un verdadero problema para ver puerta. La tuvieron de todos los colores, lo intentaron desde distintas distancias, vieron como Lejárraga era más un amigo que un enemigo, se aprovecharon de que el centro del campo de los granas ni existía, pero ni así fueron capaces los onubenses de conseguir el 1-0.

Llegaba el Real Murcia con importantes bajas en defensa -ni Álvaro Rodríguez ni Antonio López fueron de la partida-, pero fueron capaces de ir sobreponiéndose como pudieron. Y eso que sus compañeros del centro del campo no se lo pusieron nada fácil. En vez de remangarse y echar una mano, simplemente desaparecieron. Sin Manolo, en el banquillo, Juanma y Meseguer no tuvieron su día. Las pocas veces que los murcianistas conseguían recuperar el balón, lo perdían a las primeras de cambio. El Recreativo sin levantar el pie del acelerador robaba y robaba, y casi sin pensar alcanzaba la primera línea de fuego. Así una y otra vez, porque Lejárraga, con sus saques de puerta, también se empeñaba en acelerar las llegadas de los visitantes, que se estrellaron contra sus propios fantasmas.

No corrigió nada Adrián Hernández. Ni ver a su equipo enredado en una tela de araña, ni ver a sus jugadores con el agua al cuello. Nada de eso fue suficiente para que el técnico grana modificase algo. Hubo que esperar al minuto 64 para que el banquillo se moviese, pero no salió un centrocampista, o alguien capaz de poner orden y dar un poco de sosiego al Real Murcia. Adrián Hernández se limitó a lo de siempre. Desaparecía del terreno de juego Alberto Toril y saltaba Álex Melgar, quien ya no tiene la suerte de cara como en los primeros días.

No mejoró el cambio al Real Murcia, porque el Real Murcia no necesitaba otro delantero. Ya había tenido dos durante los 60 minutos anteriores y ni Chumbi ni Toril habían recibido un balón en condiciones de sus compañeros. Bastante hizo el aguileño con acercarse al gol en el minuto 7 cuando remató una falta lateral.

Fallaba el Real Murcia la única que tuvo en los primeros cuarenta y cinco minutos, y falló el Recreativo las miles ocasiones que generó. Carlos Martínez, Chuli, Quiles, Rubén Cruz… Todos iban agravando la falta de gol de los locales.

Esa desesperación y esa necesidad de conseguir una victoria que no llega fueron más enemigos para el Recreativo que el Real Murcia. Conforme iban pasando los minutos, los onubenses se ahogaban en sus traumas. Tampoco ayudó al partido los continuos parones, las numerosas faltas, las tarjetas amarillas por doquier que sacó el colegiado. Todo eso hizo que el encuentro se volviese gris por momentos. Y ahí es donde el Real Murcia no supo sacar las pinturas de colores. Cuando el Recreativo estaba más muerto que vivo -solo reaccionaron los locales con la salida de Isi Ros-, los granas pudieron dar un golpe de estado, pero nadie en el Real Murcia piensa por sí mismo, nadie supo leer el partido, nadie supo poner la calma en el centro del campo para buscar a los delanteros.

Hasta sin quererlo tuvo ocasiones el Murcia para ganar, pero ni así. Primero falló Iván Pérez y luego, en una contra de tres para uno, Melgar no fue capaz ni de rematar. Al final, otro empate, el tercero consecutivo. Solo el tiempo dirá si el punto es bueno o malo.

FICHA DEL PARTIDO

Recreativo de Huelva: Nauzet, Nano, Sergio Jiménez, Borja García, Óscar Ramírez, Diego Jiménez, Quique Rivero, Chuli (Isi Ros, 73), Carlos Martínez (Irizo, 57), Quiles (Barroso, 67) y Rubén Cruz.

Real Murcia: Lejárraga, Dorrio, Armando, Edu Luna, Juanra, Iván Pérez, Juanma, Meseguer, Josema (Andy Escudero, 68), Alberto Toril (Álex Melgar, 64) y Chumbi (Peque, 83).

ÁRBITRO: Palencia Caballero. Amonestó con amarilla a los locales Borja García, Diego Jiménez, Carlos Martínez y Sergio Jiménez, y a los visitantes Lejárraga, Juanma, Meseguer, Armando y Chumbi.

ESTADIO: Nuevo Colombino. Unos 5.000 espectadores.

Analizar cada partido del Real Murcia es como describir una botella que está llena hasta la mitad. Los más optimistas la verán medio llena; los más pesimistas, medio vacía. Pues algo parecido está ocurriendo en cada uno de los partidos de los granas en este último mes. Acumulan los de Adrián Hernández cinco semanas sin ganar, han sido incapaces de hacer daño a equipos que no están en su mejor momento -ocurrió con el Linense y ha vuelto a suceder con el Recreativo- y se dejaron empatar por un Marbella que pocas veces en este curso disputará un partido tan pésimo.

¡Comparte este post!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email