Final (vuelta) por el ascenso: Atl. Ciudad 4 - 1 Villanovense

Al equipo sólo le valía la victoria, y conscientes de ello, salieron a buscarla desde inicio. A los tres minutos Mara envía un lanzamiento de falta buscando rematador, pero el portero sale bien de puños ante Hugo y Ortega, que entraban rompiendo el fuera de juego. Tres minutos más tarde, Hugo, arrancando desde la derecha combina con Ortega, que le dobla, y su flojo centro lo atrapa el portero cuando Mara ya estaba en boca de gol.

El Villanovense no quería ser el convidado de piedra y también buscó la portería de Zapata; a balón parado lo hizo con peligro por dos ocasiones Sandro, siendo la segunda la más peligrosa, al lanzar directamente un balón que botó antes de estrellarse en el lateral de la red, ante el susto mayúsculo para los aficionados rojinegros, y los gritos de ánimo del medio centenar de seguidores verdiblancos que se dieron cita en el Juan de la Cierva.

Al borde de los veinte minutos llegaría una jugada que marcaría el encuentro: el central del Villanovense Pablo, que ya había sido advertido antes por los agarrones en el área con Merino, golpearía a Mikel Méndez y sería expulsado con roja directa, además del penalti que no dudó en señalar el árbitro Lara Rodríguez.

Pepe Aguilar no dudaría en coger el balón y la responsabilidad de abrir el marcador, pues sabía que tenía una oportunidad única de hacer historia de nuevo con el Ciudad, de nuevo con un equipo murciano; y no falló el capitán, que engañó a Borja marcando con el interior de su magnífica zurda a la derecha del portero y desatando la locura en el abarrotado Juan de la Cierva.

El gol activó más aún si cabe al conjunto local, que lo volvió a intentar con un centro de Santi Polo al área, que Mara se deja atrás cuando encaraba al meta visitante.

Domingo Suero, que estaba perdiendo los nervios, reaccionó colocando a Sandro como central y a Belforti y Juandi como mediocentros, dejando en punta a Josué. En un acto de coraje, el equipo verdiblanco se vino arriba, y Josué recoge una dejada en el área a centro de Jaraiz para rematar alto con la cabeza, en lo que fue una buena ocasión. El técnico visitante vería poco después la segunda amonestación y tendría que marcharse, después de mucho protestar, perdiendo los nervios dentro y fuera del campo; una triste imagen de un hombre que ya venía reclamando al árbitro desde antes de que comenzara el partido.

El Ciudad lo seguiría intentando, y Aguilar dispararía fuera tras un buen contrataque conducido por él mismo. Y sin más ocasiones reseñables se llegaría al descanso. La segunda parte comenzaría con un cambio: Planagumá sustituía a Mara y se colocaba en punta por delante de Ortega, que ahora era el mediapunta local. Sólo tres minutos después entraría también el portugués Tiago, que había estado entre algodones durante toda la semana, sustituyendo a Mora y dejando a Lolo de carrilero por la izquierda.

El equipo de casa pudo sentenciar a los cuatro minutos de la reanudación, tras un gran pase de Aguilar a Planagumá, que dentro del área no puede evitar al portero, y el rechace es enviado por Hugo de cabeza a portería, donde salva sobre la línea Lolo, también con la testa. Y de cabeza llegaría el segundo gol y lo que se veía claro que era la sentencia, tras una buena jugada del conjunto rojinegro, dirigido ahora por Iván Díaz, y con un centro perfecto desde la derecha de Joaquín que remata Planagumá de potente cabezazo a la escuadra izquierda de Borja, que sólo puede mirar cómo entra el balón en su portería.

El Villanovense reaccionaría con orgullo a este duro palo, y Jaraiz, que subiría bien su banda, disparó a puerta tras un recorte cerca del área, pero su lanzamiento se fue alto. Con espacios el Ciudad era aún más claro dominador y tenía más espacios, lo que hacía aún más peligrosos a sus habilidosos jugadores y como prueba de ello Ortega realiza un jugadón por banda derecha que remata Joaquín dentro del área y de bolea, aunque desviado. Parecía mentira que el lateral arrastrase molestias durante toda la semana, pues estaba demostrando una capacidad física impresionante.

Tiago lo intentaría de cabeza tras otra buena jugada de Jaraiz por la derecha, pero el equipo blanquiverde ya se sabía eliminado y el remate sin fe del pequeño jugador portugués se marcha desviado. A la contra, Hugo realizaría una gran jugada, abre a banda izquierda, y desde allí Pepe Aguilar pone un pase medido a Planagumá, que remata en dos ocasiones el balón raso ante una buena intervención de Borja, que en sendos remates responde bien, hasta que Dani Fernández despeja a corner, ante la presión de Ortega.

Con el partido roto llegaría otra muestra de calidad de Hugo, un jugador tremendamente habilidoso que ya ha arrancado aplausos durante todo el año, y esta vez no iba a ser menos. En una magistral jugada se iría de todos los que le salían al paso y cruza el balón ante la salida de Borja con su zurda desde dentro del área, a pesar de que Lolo se había agarrado a su cuello hasta hacerlo caer. El turolense ponía el 3-0 en el marcador y ahora sí que sí, los aficionados rojinegros estallaban de alegría.

A falta de ocho minutos para el final, el árbitro premia el arrojo final de un equipo malherido en el orgullo con un penalti que sólo el vio, y que Lolo aprovechó para batir a Zapata por el centro y acortar distancias, marcando el gol de la honra del Villanovense.

Iván Díaz, con el partido más abierto que nunca, realiza una gran jugada y dispara raso, pero se va a la izquierda de la portería visitante. Poco después llegaría el definitivo 4-1 tras una arrancada de Julio Abando que al ver que se le iba el balón por línea de fondo deja de tacón para que Planagumá hiciera el cuarto, el segundo de su cuenta particular, en lo que fue la guinda a la goleada que suponía el ascenso para el cuadro rojinegro.

Aún pudo haber un quinto gol cuando Hugo regateó al portero, pero no supo definir y remató confiado, perdiendo una ocasión clarísima que el público ovacionó como si hubiera sido gol, pues todo el campo era ya una fiesta, completa cuando el árbitro señaló el final del partido y el césped se llenó de aficionados que aclamaron a sus héroes, los que tras un año magnífico han llevado al Ciudad a la categoría de bronce del fútbol estatal.



Ciudad: Zapata; Joaquín, Merino, Méndez, Santi Polo; Nico Rotundo, Sergio (Iván Díaz, 51'); Hugo, Mara (Planagumá, 46'), Aguilar y Ortega (Julio Abando, 76').
Villanovense: Borja, Jaraiz, Mora (Tiago, 48'), Dani Fernández, Pablo, Belforti, Valverde, Sandro, Josué, Juandi (Damián, 70') y Lolo.

El árbitro, Lara Rodríguez, del colegio norteafricano, amonestó a los locales Planagumá (55'), Ortega (70') y Zapata (81') y a los visitantes Dani Fernández (21'), Juandi (43'), Lolo (77') y Borja (89'), además de expulsar a Pablo con roja directa (21') y al entrenador, Domingo Suero, por amonestarlo en dos ocasiones (21' y 34').

Goles:
1-0 Aguilar (penalti), 24'.
2-0 Planagumá, 55'.
3-0 Hugo, 75'.
3-1 Lolo (penalti), 82'.
4-1 Planagumá, 89'.