Crónica 11ª jornada: Bullense 3 - 2 Pozo Estrecho

El C.D. Bullense sufrió más de lo necesario ante el Pozo Estrecho, que venía de estrenar su casillero de victorias la pasada jornada y se puso 0-2 en el minuto 36'. El buen juego de la primera mitad, donde el equipo jugó todo el tiempo tocando la bola, sin pegar un solo pelotazo sin sentido, se vio recompensado con el gol de falta de Serrano cerca del descanso. En la segunda mitad, jugada casi íntegramente en campo visitante, llegarían dos nuevos goles para darle la vuelta a un marcador que, por juego y ocasiones, debería haber sido más abultado.

Manzanares planteó el partido subsanando los errores cometidos ante El Palmar, y le salió bien. Pese a irse en desventaja al descanso, el juego del equipo fue bueno, mostrando siempre un buen trato de la bola, tocando y tocando, como viene reclamando el entrenador desde el inicio del campeonato. Lo único que faltó en estos primeros 45 minutos fue una mayor profundidad en el juego, más acercamientos con peligro a la meta de Calero. El Pozo Estrecho, con un juego mucho más directo, se acercó con peligro en apenas 3 ocasiones a la meta de Edu, pero anotó dos goles que llevaron el susto a la grada.
Y eso que a los seis minutos ya se tuvo la primera ocasión para marcar. Falta lateral de Chispa al área pequeña y el balón, tras ser tocado por Calero, queda muerto en el área pequeña, sin que nadie llegue a rematar para introducirlo en la red, despejando la defensa. El posterior disparo de Blas dio en Fernando, en fuera de juego, quedando invalidado.
En la jugada posterior llegó el primer aviso visitante, con un cabezazo de Pitillo que salió desviado por poco. Tres minutos después sería Toni quien probara fortuna con un disparo de falta, pero su remate salió muy desviado. Y en el 12', culminando esta serie de ocasiones visitantes, llegaría el 0-1. Córner botado desde la derecha del ataque galileo y cabezazo cruzado de Pitillo en el área pequeña, imparable para Edu.

El Pozo Estrecho, que llegaba al Nicolás en las mismas condiciones que el Muleño (primera victoria de la temporada en la anterior jornada ante el Huracán), comenzaba el encuentro de la misma manera que los de Pepe Alenda, adelantándose en el marcador. Pero el juego rojiblanco de hoy distó mucho del ofrecido en aquel encuentro.
Pese a pecar de falta de profundidad, las ocasiones iban cayendo poco a poco por su propio peso. En el 16', en un balón largo que se come la defensa, Calero tuvo que adelantarse a Chispa, que se había quedado solo delante de él dispuesto a anotar el empate.
Pocos segundos después probó fortuna Gasero con un remate desde la frontal que botó justo delante de Calero, pero no logró superar al arquero cartagenero.

En el 21' volvió a ser Chispa el encargado de poner a prueba al guardameta visitante, al rematar de volea un pase atrás de Serrano, pero el disparo le salió algo mordido y Calero pudo atrapar la bola sin demasiadas dificultades.
La mejor ocasión para lograr el empate la tuvo Serrano a la media hora de partido. Centro desde la derecha de José Antonio y cabezazo picado del capitán en el área pequeña, encontrándose de nuevo con la buena respuesta de Calero.

El Pozo Estrecho, que no había vuelto a acercarse a las inmediaciones del área de Edu desde el gol, despertó en el 32' con una falta lejana que botó algo alta Juanjo. Y, cuatro minutos después, en el 36', cuando nadie lo esperaba, en una jugada sin aparente peligro, llegaría el 0-2.
Falta botada por Montoya desde su propio campo, pegado a la banda izquierda. El balón llega al área rojiblanca, donde Álex, algo escorado a la izquierda, cabecea bombeado al palo contrario, superando por alto la estirada de un impotente Edu, que nada pudo hacer para detener el esférico. Sin hacer apenas nada, el Pozo Estrecho se había colocado con una ventaja de dos goles, y los nervios empezaron a apoderarse de la grada, que veía con preocupación cómo la mala racha amenazaba con alagarse demasiado.
Sin embargo, el equipo no se arrugó. Siguió jugando a lo suyo, tocando la pelota, buscando desarbolar a su rival a base de intensidad y pases rápidos. Fruto del trabajo colectivo del equipo llegaría una falta en la frontal a tres minutos del descanso que Serrano no iba a desaprovechar.

En el vestuario, Manzanares había arengado al capitán, indicándole cómo aprovechar su potencia en los disparos de falta. Y, tal y como se lo había explicado el míster, llegó el 1-2. Falta en la frontal, disparo potente de Serrano y el balón que entra pegado al palo, haciendo inútil la estirada de Calero.
Era lo que necesitaba el equipo: un gol para irse al descanso con moral y con posibilidades reales de remontar el encuentro.

En el descanso, Manzanares movió el equipo, buscando más profundidad, y la encontró. Salieron Verdú, que reaparecía así tras un mes lesionado, Cuco, que también volvía al equipo tras su lesión ante El Palmar, y Rubén, en sustitución de Pedro, José Antonio y Copas, por lo que el equipo pasó a jugar con defensa de tres, y la apuesta salió bien.
El equipo salió en tromba buscando el empate, y apenas 50 segundos después de pitar el árbitro el inicio de la reanudación, Blas ya lo había conseguido. Tras un centro de Gasero desde la derecha, el 9 se adelantó en el salto a Calero y mandó el balón al fondo de las mallas, llevando el júbilo a las gradas.

Era el comienzo soñado, y el equipo, espoleado por ello, no se conformó con el empate, comenzando un asedio que mantendría al Pozo Estrecho encerrado en su campo durante la mayor parte de estos segundos 45 minutos.
En el 50', Calero vuelve a adelantarse a Chispa, en esta ocasión tras un buen pase al hueco de Serrano. En el 55', Cuco envía un pase bombeado a Rubén, desmarcado ante el portero. Tras darle el balón en la espalda, el delantero controla el esférico, se revuelve y lanza un disparo cruzado que supera al portero, pero que se encuentra con la pierna de Toni, que despeja desde el suelo en el área pequeña. En la siguiente jugada, Cuco es objeto de un clarísimo penalty, pero el árbitro, que no dejó contento a ninguno de los dos equipos, no quiso saber nada del asunto.

El Pozo Estrecho no lograba sacudirse el dominio rojiblanco de encima. Los locales tocaban y tocaban, recuperando el balón pocos segundos después de perderlo, y la sensación de peligro era constante. En el 64', un buena jugada de Chispa y Fernando finaliza con un remate desde la frontal de Gasero, demasiado flojo.
En el 68', tras un balón que quedó muerto en el área pequeña y que no pudo aprovechar Chispa, el entrenador visitante trató de igualar el partido moviendo su banquilo, dando entrada a Bibiano y Jesús. El segundo se mostró muy activo en ataque, participando en la mayoría de acciones de peligro de los galileos, pero el dominio continuó correspondiendo a los chicos de Manzanares.
Un nuevo centro de Gasero en el 72' permitió a Verdú conectar un peligroso cabezazo cerca del área pequeña, pero su remate salió desviado. Hubo que esperar hasta el 75' para ver la primera ocasión visitante en esta segunda mitad. Fue en un disparo desde la frontal de Jesús, que no acertó a dirigir el balón entre los tres palos.

Manzanares dio descanso a Gasero un minuto después, entrando Mesones como mediocentro defensivo y adelantando Fernando su posición, y de nuevo el cambio volvió a salirle bien.
Apenas 60 segundos después de producirse el cambio, Serrano volvió a disponer de una falta en la frontal, en una posición parecida a la del primer gol. En esta ocasión buscó la colocación antes que la potencia, y envió el balón a la misma escuadra, topándose con una intervención de lujo de Calero, que envió el balón a córner.
El saque de esquina desembocó en un nuevo córner, y éste, en el gol de la victoria. Desde la izquierda del ataque local, Chispa bota el córner al sitio justo, en la frontal del área chica, donde apareció Fernando para meter la cabeza y cruzar la pelota al segundo palo, imposible para el portero. Era el 3-2, la culminación de la remontada.
El equipo entero se fundió en una piña junto al banquillo, demostrando la unión y la confianza entre los jugadores y el cuerpo técnico, y la grada estalló de júbilo.

Pese a haber conseguido el objetivo de la remontada, el equipo no se conformó con el 3-2. Siguió atacando y jugando como hasta entonces, y apenas un minuto después del gol Rubén lo intentaría desde el pico del área, obligando a Calero a detener el balón en dos tiempos.
Los visitantes, obligados a estirarse en busca del empate, trataron de llevar más peligro a la meta de Edu, pero no llegaron a crear verdadero peligro. Quien sí lo volvió a llevar fue Serrano, en una nueva falta directa. En esta ocasión la distancia era algo mayor, alrededor de 25 metros, y el capitán optó por el lanzamiento fuerte y seco, pero el balón salió por encima del larguero.

La última ocasión rojiblanca llegaría en el 85', con un cabezazo desviado de Rubén tras una falta lateral. El Pozo Estrecho lo intentó hasta el final, llevando el nerviosismo a las gradas, pero falló en los metros finales. La más clara la tuvo en el último suspiro del partido, tras robar un balón en la frontal, pero Jesús no estuvo fino en el lanzamiento y el balón salió más cerca del banderín de córner que de la portería defendida por Edu.

Con esta victoria, el equipo vuelve a la senda del triunfo 3 semanas después, mostrando además una gran imagen, lo que aumenta la confianza en las posibilidades de esta plantilla. La gente se fue contenta con lo visto sobre le terreno de juego, pese a que algún seguidor visitante salió pensando que aquello había sido "una encerrona".



Resumen:

C.D. Bullense 3 - 2 C.D. Pozo Estrecho
Serrano, 42'........... Pitillo, 12'
Blas, 46'.............. Álex, 36'
Fernando, 77'

Alineaciones:

C.D. Bullense: Edu; Copas (Rubén, 45'), Pedro (Verdú, 45'), Rafa, Mayno; Fernando, Serrano, José Antonio (Cuco, 45'), Gasero (Mesones, 75'), Chispa; Blas.

C.D. Pozo Estrecho: Calero; Cuenca, Montoya, Toni, Loren; Kiko, Mariano (Jesús, 68'), Álex, Pitillo (Fede, 45'), José Antonio
(Bibiano, 68'); Juanjo.


Amonestaciones:

C.D. Bullense: Mayno (59'), Manzanares (entrenador, 66'), Rubén (79').

C.D. Pozo Estrecho: Mariano (5'), José Antonio (35'), Toni (84'), Juanjo (90'), Kiko (91').


Árbitro: Campos Salinas. Regular. Se comió un penalty clarísimo a Cuco en la segunda mitad, y no dejó contento a ningún equipo con sus decisiones, algunas de ellas un tanto extrañas y difíciles de entender.


Estadio: Nicolás de las Peñas, 169 espectadores.