Crónica 14ª jornada: Montecasillas 3 - 0 Bullense

El C.D. Bullense jugó su peor partido de la temporada en la jornada que más beneficio podía sacar. En un partido que podía significar el estirón definitivo con respecto a los perseguidores y engancharse definitivamente con los tres de arriba, los de Manzanares anduvieron sin ideas desde el inicio hasta el final, siendo superados por la velocidad y verticalidad del juego local, que no necesitó de grandes combinaciones ni juego vistoso para pasar por encima de un equipo que
no supo cómo jugar en ningún momento.

Antes del partido el terreno de juego fue regado copiosamente, con lo que el balón salía despedido en cuanto tocaba el césped, lo que favoreció claramente al equipo local, habituado a esta circunstancia y a sacar beneficio de ella. En apenas 3-4 toques se plantaban en el área visitante con un juego directo lleno de velocidad, con un Edu y un Nacho estelares en punta, sobre todo Edu, que marcó dos goles y dio la asistencia del otro, saliendo ovacionado al ser sustituido en los minutos finales.

Apenas transcurridos 3 minutos de partido Edu ya había tenido que despejar como pudo un fuerte disparo de Hurtado desde la frontal que parecía avisar de las intenciones del Montecasillas. Y poco después, en el 10', llegaría el primer gol del partido. Pase horizontal de Verdú que intercepta Nacho y se interna en el área, escorado a la izquierda. Recorta a Maíno, la cede atrás a Edu quien, desde el punto de penalty y pese al intento de Vaello por interceptar el disparo, fusila de primeras a su tocayo, que apenas si puede seguir con la mirada la trayectoria del balón, que se cuela pegado al palo y sube el 1-0 al marcador.

Manzanares vio la cuarta amarilla de la temporada en el 18' después de encararse con el linier tras una clarísima falta no señalada por la colegiada del encuentro. Después de gritarle "¡Qué pasa!" lleno de ira, Manzanares se disculpó con el linier por lo sucedido, pero eso no impidió que la árbitra le mostrara la tarjeta amarilla, lo que no gustó al entrenador. Además de sancionar a Manzanares, Martínez Madrona obligó a Verdú a quitarse los calentadores que llevaba por no ser del mismo color que el pantalón, lo que el defensa hizo... ¡en el vestuario!

Poco después de ese pequeño incidente, en el 20', con Verdú todavía fuera del campo, llegaría la mejor ocasión de la primera mitad para los nuestros, tras un disparo desde la frontal de Chispa que Reinaldo despejaría espectacularmente volando hasta la escuadra izquierda de su portería. En el minuto 23 lo intentaría Serrano con un disparo de falta desde 30 metros que, tras tocar en la barrera, saldría rozando el palo.
Apenas un minuto después de esa ocasión llegó la jugada que parecía podía cambiar el curso del encuentro, pero que a la postre no fue así. Tras una fuerte entrada que dejó lesionado a Rafa (que aún no podía apoyar el pie al finalizar el partido), Corro, que ya había realizado una entrada similar minutos antes, vio la tarjeta roja directa, obligando a su equipo a jugar con un jugador menos durante más de 65 minutos, pero ni con ventaja numérica se hizo dueño del partido el
Bullense, que no supo cómo jugar, buscando más los balones por alto que los pases rasos buscando espacios, en un terreno de juego y ante un rival que invitaba a ello.
De hecho, tras la expulsión de Corro, el Bullense no volvió a llegar con peligro a la meta de Reinaldo en toda la primera mitad. El Montecasillas sí lo hizo en una ocasión, en una jugada muy parecida a la del primer gol. Nacho se va por la izquierda y vuelve a ceder a Edu en el punto de penalty, exactamente como en el gol, pero, por fortuna, en esta ocasión Copas llegó a tiempo y pudo interceptar el lanzamiento del delantero local.

En los más de 15 minutos que restaban para llegar al descanso no se volvió a ver una jugada de peligro en ninguna de las dos áreas. El Montecasillas se dedicó a defender su portería muy ordenado, mientras que el Bullense no era capaz de encontrar huecos para hacer daño.
La única jugada destacada hasta el descanso fue un choque entre Cuco y Hurtado que dejó a ambos maltrechos, teniendo que ser atendidos por los fisioterapeutas de cada equipo. Afortunadamente, la cosa no pasó a mayores y ambos pudieron reincorporarse al terreno de juego, aunque Hurtado fue sustituido en el descanso.

A los cinco minutos de comenzar la segunda mitad se produjo la jugada que pudo cambiar el signo del encuentro 180 grados. Parrita se queda solo ante el portero entrando por el centro, lo supera con un sutil toque por encima y, cuando el balón está a punto de entrar en la portería, aparece Miguel en última instancia para salvar el más que seguro empate. De haber entrado esa pelota, con empate en el marcador, un jugador más y toda la segunda parte por delante, quizá todo habría sido distinto, pero la pelotita no entró y el equipo se diluyó.

El Montecasillas, bien replegado en su propio campo, aprovechaba cada robo de balón para tratar de montar veloces contraataques que llevaban siempre mucho peligro, ante una defensa incapaz de parar esa pequeña sangría. En una de esas contras llegaría el segundo en el minuto 61'. Edu, quién si no, se marcha por velocidad de Verdú en la banda de recha, llega hasta línea de fondo y mete el pase de la muerte para que Nacho, entrando sin oposición en el segundo palo, empuje la pelota al fondo de las mallas, ante la impotencia de todo el equipo.

Reaccionó Manzanares dando entrada a Gasero por Vaello antes de sacar de centro, pero la entrada del 14 tampoco aportó la claridad necesaria para remontar el marcador.
El equipo, que en esos momentos tuvo la posesión de la pelota, sólo llegaba en jugadas esporádicas, sin una continuidad en el juego que hiciera creer que era posible levantar esos dos goles de desventaja.
La primera ocasión tras el gol llegó en el 66', de nuevo en una falta lanzada por Serrano, esta algo más cercana que la de la primera mitad pero con idéntico resultado: el balón salió desviado por poco.
Cinco minutos después llegó una buena ocasión, en una jugada en la que el balón se paseó por el área hasta que Parrita la controló cerca de la frontal. Tras no chutar de primeras ni dejarla atrás para que chutara Gasero, el 16 acabó lanzando el balón fuera, desaprovechando la última ocasión antes del desplome total del equipo.

Ese desplome comenzó en el 75'. Tras una nueva contra, Nacho se planta solo ante Edu, que salva el mano a mano y, al levantarse para recoger el balón, la árbitra señala penalty por, supuestamente, agarrar al delantero de la camiseta, cosa que no hizo Edu.

La pena máxima la ejecutó Toni, pero Edu estuvo espectacular y salvó el disparo con una gran parada, manteniendo al equipo en el partido y subiendo un poco la moral a los pocos aficionados que se desplazaron al Municipal de Casillas... pero no a los jugadores.
Y es que a partir de entonces el Montecasillas comenzó a llegar una y otra vez con peligro en vertiginosas contras que pillaban siempre a los defensores visitantes. En el 78' lo intentó Edu con un disparo desde el interior del área que salvó muy bien su tocayo. En el 81', Copas no logra despejar un balón y Paco GP se planta solo ante Edu, pero en última instancia se le va largo el control del esférico y Edu logra atajar la pelota sin que el lateral local llegara siquiera a tener opción de disparo. En el 83', una falta lejana de Toni es despejada por Edu pegado al poste, cuando ya se cantaba el gol en las gradas. Y, por fin, en el 84', llegó el 3-0.

Como en el primer gol, la jugada se inició con un pase horizontal que corta el ataque local. En esta ocasión quien falló fue Jose Antonio, y quien interceptó, Edu. El delantero cogió el esférico, le hizo un siete a Maíno y a Copas con dos recortes que le dejaron libre de marca en la frontal y batió por segunda vez a Edu con un fuerte disparo raso y ajustado al palo derecho de la portería rojiblanca. Era la sentencia definitiva del partido, y el entrenador local aprovechó los últimos cinco minutos para realizar 3 cambios y premiar a sus tres mejores jugadores con una ovación de su público.

La última ocasión del partido fue para Parrita, que remató de primeras a un balón que venía alto y obligó a Reinaldo a detener el esférico en dos tiempos en el 86'. Poco más dio de si el partido, salvo para dos faltas en el descuento que merecieron la amarilla, aunque sólo la viera Mesones. Victoria justa y merecida para un Montecasillas que ha ganado a dos de los cuatro primeros clasificados (Molina y Bullense) en su estadio, y derrota sin paliativos para un Bullense que debe mejorar su juego para poder seguir luchando por la zona noble.


Resumen:

Montecasillas F.C. 3 - 0 C.D. Bullense
Edu, 10' y 84'
Nacho, 61'

Alineaciones:

Montecasillas F.C.: Reinaldo; Miguel, Paco GP, Vela, Víctor Manuel; Álex, Hurtado (Javi, 45'), Toni (Rubio, 85'), Corro; Nacho (Germán, 90'), Edu (Gallego, 88').

C.D. Bullense: Edu; Rafa (Mesones, 31'), Copas, Verdú, Maíno; Serrano, Cuco (José Antonio, 72'), Chispa, Vaello (Gasero, 62'); Mario, Parrita.


Amonestaciones:

Montecasillas F.C.: Corro (roja directa, 24'), Miguel (78').

C.D. Bullense: Manzanares (entrenador, 18'), Copas (57'), Mario (70'), Edu (75'), Maíno (76'), Mesones (91').


Árbitro: Martínez Madrona. Irregular. Pudo haber evitado la expulsión de Corro sancionando una entrada anterior y se equivocó en el penalty.


Estadio: Municipal de Casillas, 120 espectadores.