Resumen 17ª jornada

Comenzó la jornada el sábado en Águilas, donde el Alquerías pasó como un auténtico ciclón y arrasó por 1-4 a los aguileños, que volvieron a finalizar el partido con 8 jugadores (la primera expulsión llegó ya con 1-3 en el marcador). Como quiera que la semana pasada los locales fueron sancionados con la pérdida de tres puntos en la clasificación tras su incomparecencia ante el Montecasillas, esta derrota le mantiene en posición de descenso, situación que no ocurría desde la
primera jornada.

En el partido matinal del domingo, el Mar Menor dio buena cuenta de un Huracán en barrena, con tan solo una victoria en los últimos 9 encuentros (cuatro empates) y tres derrotas consecutivas. Al descanso se llegó ya con 0-3 en el marcador, y ya en la segunda parte llegaría el definitivo 0-4, que aúpa al Mar Menor a la 2ª posición de la tabla, aprovechándose del empate de La Hoya (con un partido menos). El Huracán se queda como farolillo rojo en solitario.

En Cartagena, la Esperanza sigue con su racha triunfal en el López Belmonte, donde ha vencido sus seis últimos encuentros. En esta ocasión su víctima fue el Ceutí, que saltó al terreno de juego con la intención de no perder el partido. Y a punto estuvo de salirle bien la jugada al equipo de Catalán, ya que encajó el único tanto del encuentro a solo 20 minutos para la conclusión del mismo. Al final, tres puntos más para los verdiblancos, que no quieren perder la estela del ascenso.

A pocos kilómetros de ahí, la Deportiva Minera se dio un festín a costa del Guadalupe, al que derrotó por un contundente 5-0. Tras llegarse al descanso con 2-0, los locales no bajaron el ritmo en la segunda mitad y fruto de su buen hacer llegaron tres goles más, el último ya en tiempo de descuento. El Guadalupe ve así truncada su mini-racha de tres partidos sin conocer la derrota, y la Minera escala a la 7ª posición de la tabla.

La polémica de la jornada se vivió en Santiago el Mayor, donde el colegiado se vio obligado a decretar la suspensión del encuentro a falta de un minuto para la conclusión debido a una tángana producida tras el gol del empate del Invercosta. Tras el gol se formó una tángana, en la que varios jugadores del Olímpico se dedicaron a provocar al público, y a Terol Crespo no le quedó más remedio que dar por finalizado el encuentro. Como resultado de este vergonzoso
espectáculo, dos jugadores del Olímpico han sido sancioandos con un partido por menospreciar al árbitro, tres más han sido sancionados con cuatro encuentros (todos ellos por provocar al público), mientras que a Sergio le han caído 5 partidos de suspensión, uno de ellos por dirigirse en términos de menosprecio al árbitro y cuatro por provocar al público. Por parte local, cuatro partidos a Espín por agredir a un contrario, cinco a Guillermo por el mismo motivo y seis a Chicoy, cinco por agresión y otro por menospreciar al árbitro. En lo puramente deportivo, este punto le sirve al Olímpico para salir de zona de descenso después de 8 jornadas.

En Mula, los de Pepe Alenda machacaron a un Montecasillas que venía de ganar tres encuentros consecutivos (cinco jornadas sin perder) por un contundente 5-1. Tras encajar dos goles en apenas 17 minutos, reaccionó pronto el filial, pero en la segunda mitad apareció Cayetano para anotar un hat-trick (dos goles en apenas un minuto) y dejar el marcador en el definitivo 5-1. Con esta victoria, los rojiblancos superan a su rival en la tabla clasificatoria y se colocan sextos, aunque a mucha distancia (10 puntos) de la zona de ascenso.

El Torre Pacheco doblegó con muchas dificultades al Ciudad de Cieza en el debut de Edu en su portería. Tras adelantarse en dos ocasiones en el marcador, los ciezanos no supieron mantener su ventaja y acabaron sucumbiendo con un gol de Álvaro en el minuto 82, lo que les deja igualados a puntos con el Águilas, antepenúltimo clasificado. Tras cuatro derrotas consecutivas, los pachequeros han enlazado dos triunfos que les permiten tomar aire y mirar hacia arriba en la
clasificación.

En El Palmar, el líder volvió a vencer en el descuento, por enésima vez en la temporada. Si hace dos jornadas vencieron al Progreso con un gol de Tito en el 87', en esta ocasión fue Pekas quien anotó el tanto de la victoria en el minuto 94. Los locales, que llevan cuatro derrotas consecutivas ya (cinco contando el partido ante el San Ginés), merecieron mejor suerte, e incluso Cantero tuvo que salvar una ocasión bajo palos con Gil ya batido, pero la calidad individual de los de Paco Moreno volvió a marcar las diferencias y el líder se rehizo de su derrota administrativa de la pasada jornada de la mejor manera posible.

La sorpresa de la jornada la dio el Pozo Estrecho, que tan solo había logrado un punto fuera de su estadio en toda la temporada y venció por 1-4 en el Mundial 82 a un San Ginés corto de efectivos. Al descanso se llegó con 0-2 en el marcador, y en la segunda mitad Juanjo anotó dos nuevos goles para completar su hat-trick particular. Con esta victoria, los galileos abandonan el farolillo rojo y se colocan a un punto de la salvación, continuando con su escalada particular (7 puntos de los últimos 12, jugando los últimos tres partidos como visitante).

Por último, el partidazo de la jornada terminó en reparto de puntos. El Bullense tenía ante sí la oportunidad de dar un puñetazo sobre la mesa y presentar su candidatura al ascenso, y no quiso desaprovecharla, siendo claramente superior a La Hoya durante la primera hora de partido, llegando a adelantarse con un gol de Mario tras una maravilla inventada por Parrita. La Hoya estiró líneas, se encontró con un penalty que no aprovechó y en la jugada siguiente, con el Bullense desorganizado, Maxi se revolvió en la frontal para marcar el empate con un auténtico golazo que entró por toda la escuadra. La nota negativa la puso el árbitro, que perdió el control del partido y acabó sacando cuatro rojas, dos de ellas al banquillo visitante. Con este empate, el Bullense queda a cuatro puntos de La Hoya (con un partido más que los lorquinos) y a cinco del Mar Menor, a quien recibe esta próxima jornada en el Nicolás de las Peñas.