Crónica 21ª jornada: Torre Pacheco 2 - 0 Bullense

El C.D. Bullense cayó derrotado con justicia en el Municipal Virgen del Pasico ante un Torre Pacheco que fue superior en la primera mitad y que le bastó con un golazo en la segunda para cortar cualquier atisbo de reacción visitante. Pese a no tener muchas ocasiones realmente claras, la sensación de dominio local en la primera mitad fue total, y en la segunda se limitó a defender las acometidas visitantes, que sufrieron un duro golpe con el golazo de Sebas, en el único disparo a puerta tras la reanudación.

Manzanares planteó este partido con la intención de contener al rival en la primera mitad, con dos mediocentros defensivos (Vaello y Fernando), y salir a por el partido en la segunda mitad. Sin embargo, ese planteamiento se vino abajo al cuarto de hora, en un nuevo despiste defensivo en un córner, cuando Pato cabeceó solo en el área
pequeña para anotar el 1-0.

Pudo venirse abajo antes, ya que a los 10 minutos, en la primera jugada de peligro del partido, Divieso estrelló un auténtico misil desde la frontal en el poste izquierdo de Rubén, que voló a la desesperada.
En la segunda llegada con peligro llegaría el primer gol. Corría el minuto 17. Córner botado desde la derecha de la defensa rojiblanca hacia el corazón del área, donde aparece Pato totalmente desmarcado para cabecear limpiamente y sin oposición y enviar el balón al fondo de las mallas, ante la mirada impotente de Rubén. Una de las mayores virtudes del equipo hasta hace poco, la defensa de los córners, se está convirtiendo en una de las mayores debilidades en estas últimas jornadas.

Ese gol no cambió el panorama del partido. El Bullense seguía esperando atrás, sin conseguir hilvanar jugadas de ataque, y el Torre Pacheco seguía siendo el dominador del encuentro, aunque sin lograr llegar con verdadero peligro a los dominios de Rubén. Hubo que esperar hasta el minuto 30 para ver una nueva ocasión clara, y vino precedida de una de las denominadas "jugadas tontas". Balón a la banda derecha del ataque local, el linier que levanta la bandera, el balón llega a la frontal del área, donde Pedro, tras ver levantar el brazo al árbitro, coge el balón con las manos creyendo que éste había pitado, cosa que no había sucedido y que, por lo tanto, obligó al colegiado a señalizar la mano. El lanzamiento de la falta, centrada en la frontal, afortunadamente se marchó desviado.

Dos minutos después de esa jugada llegaría el primer acercamiento serio de los rojiblancos. Mario se la pasa a Blas, que se encuentra sin oposición y avanza hasta la frontal del área, desde donde dispara, saliendo el balón desviado junto al primer palo.

En los siguientes 10 minutos el Torre Pacheco sólo se acercó a balón parado, especialmente en dos faltas lanzadas por Cano desde la izquierda que salieron ambas desviadas. En el 43' volvió a tenerla Blas, pero su cabezazo tras centro de Pedro se marchó alto.
Con el 1-0 se llegó al descanso, y Manzanares, que tuvo que ver el partido desde la valla al encontrarse sancionado tras su expulsión ante el Huracán, aprovechó para realizar dos cambios, tras los que el equipo sufrió una metamorfosis y salió decidido a buscar el empate, haciéndose con el control del partido y llegando con relativa
frecuencia, aunque sin precisión.

En los primeros 10 minutos se tuvieron tres claras ocasiones. La primera llegó en el minuto 48, con un cabezazo desviado de Verdú a una falta botada por Gasero desde la derecha. Dos minutos después, Fernando dispararía alto desde la frontal tras un buen taconazo de Chiqui. Por último, en el 53', llegaría la ocasión más clara de todo
el partido para los rojiblancos. Pase largo de Fernando que deja solo a Blas, que se interna en el área, algo escorado a la derecha, pero su remate salió demasiado cruzado, sin encontrar portería.

Cinco minutos después, en el 58', Mario cabecearía bombeado una falta de Gasero y el balón acabaría saliendo rozando la escuadra izquierda de Edu, que ya se veía supeardo. Poco después, en el 60', llegaría la primera ocasión local en esta mitad, con un flojo disparo de Julio César desde la frontal que atraparía fácil Rubén.
Por increíble que parezca, la mayor estirada que tuvo que realizar Edu en todo el partido vino precedida no de un lanzamiento a puerta, sino de un despeje. En el minuto 63', tras una jugada embarullada en ataque, Mesones fue con todo para finalizar la jugada, y su disparo/despeje/patadón desde 30 metros cogió tal efecto que Edu tuvo
que emplearse a fondo para tocar lo justo y enviar el balón a córner, que no señaló el colegiado.

Cinco minutos después Gasero robó una pelota en la medular, avanzó con ella 10 metros e intentó superar a Edu de vaselina, pero no le dio con la fuerza necesaria y el ex-guardameta rojiblanco pudo hacerse con el balón con facilidad.
Cinco minutos después, en el único disparo con peligro del Torre Pacheco en esta segunda mitad, llegaría el 2-0. Balón desde la banda para Sebas, que se encuentra a 25 metros de la portería con tiempo y espacio suficiente para controlar el balón, dar dos pasos, mirar la portería y clavarla en la escuadra, haciendo inútil la estirada de Rubén.

Ese gol hizo mella en los rojiblancos, que veían con impotencia cómo se les escapaba otro partido más. Pese a ello siguieron luchando, y dos minutos después Gasero la volvió a tener, en esta ocasión con un lanzamiento de falta desde la frontal que salió rozando el larguero. Poco después, en el 78', tras perder el balón en el área, Blas pone la pierna para tratar de interceptar el despeje y a punto está de superar a Edu con el rechace.

Fue la última ocasión en la que inquietamos a Edu. La última ocasión del partido la tuvo el Torre Pacheco un minuto después, pero el disparo final de Calero salió demasiado flojo y sin problemas para Edu.
Faltaban todavía más de 10 minutos para el final del encuentro, pero no hubo más sobresaltos en ninguna de las dos porterías. Manzanares se la jugó con tres defensas, quitando a Mesones para dar entrada a Serrano, pero de nada sirvió. Lo único reseñable fue el amago de tangana que se originó en el 88' tras una falta cometida por Mario, que arrolló a Miguel en un salto, y que finalmente no llegó a mayores.

El descuento sólo sirvió para que Calero fuera expulsado absurdamente, tras no respetar la distancia en una saque de falta junto al área rojiblanca. Los tres puntos se quedaron en casa, con lo que el Torre Pacheco se coloca a sólo cuatro puntos del Bullense en la clasificación, en la que los rojiblancos siguen a cinco de la Esperanza y vuelven a estar a nueve puntos del Mar Menor.


Resumen:


C.D.D. - Torre Pacheco 2 - 0 C.D. Bullense
Pato, 17'
Sebas, 73'



Alineaciones:

C.D.D.-Torre Pacheco: Edu; Miguel, Pato, Ángel, Antonio (Josema, 81'); Sebas, Cano, Luichi, Salva (Julio César, 45'); Divieso (Vicente, 72'), Álvaro (Calero, 45').

C.D. Bullense: Rubén; Rafa, Mesones (Serrano, 80'), Maíno (Verdú, 45'), Pedro; Fernando (Juanfra, 85'), Vaello (Gasero, 45'), Chiqui, Mario, Chispa (Rubén, 80'); Blas.


Amonestaciones:

C.D.D.-Torre Pacheco: Ángel (47'), Julio César (90'), Calero (39' y 92', expulsado).

C.D. Bullense: Maíno (35'), Mesones (39'), Vaello (39'), Fernando (70'), Serrano (87'), Mario (89').


Árbitro: Hernández García. Desapercibido.


Estadio: Polideportivo Municipal Virgen del Pasico, 132 espectadores.