Resumen 22ª jornada Preferente

El San Ginés finalmente ha sido cazado por los equipos en descenso arrastrado por su malísima racha de resultados, que le ha llevado a sumar únicamente 2 de los últimos 18 puntos, encajando 24 goles en esos 6 partidos. Ni la vuelta de Nervios, que debutó con dos goles ante el Montecasillas, está sirviendo para que los cartageneros, que
hace dos meses disfrutaban de una cómoda posición en mitad de la tabla, remonten el vuelo, ya que ahora mismo parecen carne de cañón para el descenso. En este partido ante el Guadalupe, a los 20 minutos ya perdía 0-2 y, pese a acercarse en el marcador con un gol 15 minutos después, fue insuficiente para intentar sacar algo positivo, recibiendo el tercer y definitivo gol en la segunda mitad, lo que permite a los visitantes superar en la clasificación al propio San Ginés y estar un punto por encima del descenso, pese a ocupar la décimotercera posición.

Quien se hunde un poco más en el fango del descenso es el Pozo Estrecho, que con su derrota ante el Ceutí por 1-3 se queda ya a 9 puntos de la salvación. Tras su pequeña reacción de hace un mes, ahora el cuadro galileo lleva 1 punto de los últimos 12 posibles, y empiezan a ver el descenso cada vez más cerca. Tras llegar al descanso con el empate inicial, y pese a igualar el primer tanto visitante al cuarto de hora de la reanudación, dos fallos defensivos propiciaron dos nuevos goles de los amarillos, que con estos tres puntos se colocan en la 7ª posición de la tabla, aunque a tan sólo ¡5 puntos! del descenso.

El partidazo de la jornada se disputó en el López Belmonte de Cartagena, entre Esperanza y Mar Menor. Los locales, que van como un tiro en casa (9 victorias consecutivas) se colocan a tan sólo un punto de los marmeronenses, que cayeron derrotados con un solitario gol a 11 minutos del final, cinco después de quedarse con un jugador menos. Los de Benito Párraga, que parecían comerse el mundo tras el 1-5 en Bullas, sólo han anotado dos goles en los últimos cuatro partidos, lo que les ha servido para sacar un empate y una victoria, la conseguida en el descuento la pasada semana, y ya sienten de cerca el aliento esperancista, que sigue dispuesto a dar la sorpresa de la temporada y colarse en Tercera en su primer año en Preferente.

Uno de los equipos que mejor reacción está teniendo en estas últimas semanas es el Ciudad de Cieza, que con el empate ante el Muleño ya suma cinco jornadas sin conocer la derrota. En este partido tuvo suerte de llegar al descanso con un simple 1-0 en el marcador, ya que los de Alenda dominaron el encuentro por completo hasta entones. Sin embargo, en la segunda mitad, la mezcla de relajación local y reacción visitante cambió las tornas, siendo el dominio del partido para los de Tote, que conseguían el justo premio a su esfuerzo con un gol a cinco minutos del final, e incluso pudieron ganar si Javi Cuco o Juanito hubieran estado acertados. Pese a llevar 11 puntos de 15 posibles, los ciezanos sólo se encuentran un punto por encima del descenso, tres menos que su rival, que hasta hace nada veía muy lejos la zona roja de
la tabla, pero que lleva una preocupante racha de un punto en tres partidos.

La Hoya asaltó el liderato por primera vez en la temporada, gracias a su victoria en El Progreso por 1-2. Los lorquinos llevan ya 16 jornadas sin conocer la derrota, todo lo contrario que su rival, que no vence un encuentro desde hace ocho jornadas y se encuentra igualado a puntos con el descenso. En este encuentro se adelantarían los
locales a los 25 minutos, pero La Hoya, sin haber tenido el control del partido en ningún momento, logró igualar la contienda al filo del descanso, consiguiendo la remontada con un gol de penalty a un cuarto de hora del final.

Quien sí que rompió por fin su mala racha fue el Palmar de César Gálvez que, tras 10 jornadas sin conseguirlo, consiguió llevarse los tres puntos ante el Alquerías, que podría igualado al Bullense en la tabla de haber conseguido la victoria. Mon, de penalty en la primera mitad, y Gabi, en el 69', dejaron la victoria en casa, dejando sin
efecto el gol de Tomás al filo del descanso. Gracias a esta victoria los palmareños no se meten de lleno en descenso, quedando igualados a 25 puntos en ese pelotón de cinco equipos que se ha formado esta jornada.

La Minera y el Bullense se repartieron los puntos en un partido marcado por la lamentable actuación arbitral, que anuló un gol legal a los visitantes, no señaló tres claros penaltys, dos en el área local y uno en la visitante, y avasalló a fueras de juego al equipo de Manzanares en la segunda mitad, muchos de ellos inexistentes, siendo
el cúlmen uno señalado tras arrancar Parrita ¡desde su propio campo! El partido comenzó con un tempranero gol de Chiqui para los visitantes a los 6 minutos, pero apenas 10 minutos consiguió el empate Rivas. Tras ver cómo le anulaban un gol legal a los 25 minutos, los visitantes siguieron dominando el partido y anotaron el 1-2 a la salida de un cóner a 10 minutos del descanso, pero no fueron capaces de mantener su ventaja y Salva, el portero local, igualaría el partido por segunda vez con un penalty a los 10 minutos de la reanudación, dejando el marcador en el definitivo 2-2.

El Molina perdió su condición de líder tras encajar su primera derrota en casa ante un Montecasillas que ya le ganó en la primera vuelta, y que aguó el homenaje que el cuadro molinense realizó a Félix Meseguer, "Periflu", un gran aficionado molinense fallecido hace unos años. Los de Paco Moreno, que acabaría siendo expulsado, dominaron el encuentro en su mayoría, pero en esta ocasión no estuvieron acertados ante la portería de Reynaldo, que se convirtió en una auténtico bastión y salvó todas las ocasiones de los locales, que acabaron el partido con cuatro delanteros. El gol de Edu, pichichi de la categoría, en el último minuto de la primera mitad, bastó al filial rojinegro para llevarse tres puntos de oro y convertirse en la particular bestia negra del Molina esta temporada.

Otro de los equipos que está reaccionando bien es el Olímpico de Totana, que ya acumula siete encuentros consecutivos sin perder, aunque tan sólo ha sido capaz de ganar los dos últimos. Pese a adelantarse el Torre Pacheco a la media hora de juego, el Olímpico le dio la vuelta al marcador en dos minutos en la reanudación, lo que le
sirve, por segunda semana consecutiva, para mantenerse fuera del descenso por gol-average.

En el último partido de la jornada se vio la goleada de la misma, con el 4-0 que sufrió el Huracán ante el renacido Águilas (10 puntos de los últimos 15), al que los últimos refuerzos le han dado otro aire y sigue empeñado en evitar el descenso como sea, incluso con vistas a lo que pueda suceder con la delicadísima situación del Águilas CF. Pese a lo abultado del marcador, el Huracán no recibió el primer tanto hasta el minuto 71, viniéndose abajo físicamente y recibiendo tres goles más que lo hunden en el farolillo rojo de la tabla, a 12 puntos ya de la salvación, que la marca precisamente el propio Águilas, que echa en falta los tres puntos con los que fue sancionado por su
incomparecencia ante el Montecasillas.