Resumen 26ª jornada de Preferente

La jornada comenzó con la goleada del Muleño ante el Águilas por tres goles a cero. Pese a adelantarse a los 8 minutos de partido, el Muleño no tuvo un encuentro fácil, ya que los visitantes, inmersos en la lucha por la permanencia, nunca se dieron por vencidos. Dos nuevos goles en la reanudación, uno a los 6 minutos de la misma y otro a 6 minutos del final, acabaron con la resistencia aguileña, que encadena su cuarto partido sin ganar.

En Totana, el Olímpico demostró que ha vuelto a coger la mala racha después de su gran reacción que le llevó a abandonar la zona roja de la clasificación, y cayó derrotado ante un Guadalupe que intenta salir por la vía rápida de los puestos de peligro. Y eso que el partido comenzó muy bien para los rojiblancos, que se adelantaron en el primer minuto de juego y tuvieron varias ocasiones para aumentar la distancia, pero el equipo acabó desdibujándose y el Guadalupe lo aprovechó para empatar antes del descanso y llevarse la victoria con dos goles en la segunda mitad.

En la mañana del domingo se vivieron las dos derrotas más significativas de la jornada. A las 12 la Esperanza recibía a la Minera en casa con la intención de resarcirse de su derrota en Bullas y continuar su magnífica racha de victorias en casa, 10 consecutivas. Sin embargo, y pese a que los locales llegaron al descanso con ventaja en el marcador, la Minera dio la sorpresa y, con una magnífica segunda parte, se llevaron los tres puntos gracias a tres goles que hacen que los verdiblancos encadenen dos derrotas consecutivas por primera vez en toda la temporada.

Sólo 15 minutos después de iniciarse ese partido comenzó el gran partido de la jornada, que no era otro que el que enfrentaba a Molina y Mar Menor en un Sánchez Cánovas que presentaba un gran aspecto. El Molina comenzó el partido de la mejor manera posible, con un gol antes del primer cuarto de hora, llegando con ese gol de ventaja al descanso. En la segunda mitad, y pese a que los locales se quedaron con 10 al cuarto de hora, el Mar Menor fue incapaz de sacar provecho de su superioridad numérica y Pekas se erigió en el héroe de su equipo con dos goles. El primero de ellos fue protestado por los de El Pitín, que reclamaban que el esférico no había superado la línea de gol. Sin tiempo para digerir el 2-0 llegó el 2-1, merced a un penalty transformado por Arturo, y Kaké pudo poner el empate a dos poco después, pero lo que llegó fue el definitivo 3-1, de nuevo obra de Pekas, ya en el minuto 88, con lo que el Mar Menor, tras la resolución de la Federación de quitarle la victoria obtenida ante el Invercosta, sale del ascenso y cae hasta el 5º puesto, a dos puntos de la Esperanza, aunque cuenta con un partido menos.

El partido con más goles de la jornada se vivió en el Mundial 82. Se enfrentaban San Ginés y Huracán, los dos equipos más goleados de la categoría, y ambos demostraron el por qué de ese dudoso honor. El San Ginés, que llevaba 9 encuentros sin conocer la victoria, comenzó avasallando a su rival, logrando una cómoda ventaja de 3-0 que se encargó de dilapidar antes del descanso, al que se llegó con un apretado 3-2, que se convirtió en 3-3 a los 4 minutos de la reanudación. Volvió a adelantarse el conjunto cartagenero, logrando un nuevo empate el Huracán que Chupi se encargó de romper sólo tres minutos después, para dejar el definitivo 5-4 en el marcador y dar un poco de aire a su equipo, que vuelve a estar a un solo punto de la salvación.

El Alquerías prolongó su mala racha ante el Ceutí, que ha cogido una dinámica de victoria-derrota bastante curiosa. Los alquerienses han sumado un solo punto de los últimos 15, con lo que han caído hasta la 11ª posición de la tabla, siendo superado por su rival de esta jornada, que se encontró con todo de cara tras la expulsión de Samu a los 21 minutos y el gol de José Héctor cinco minutos después. Dos nuevos goles en la reanudación terminaron de sentenciar el encuentro, que no tuvo demasiada emoción.

Quien no levanta cabeza es El Palmar. Tras su victoria de hace un mes ante el Alquerías, los de César Gálvez han vuelto a la senda de la derrota, sumando tres consecutivas de nuevo. Por su parte, el Ciudad de Cieza prosigue con su espectacular reacción, ya que ha conseguido más puntos en estas últimas nueve jornadas (18) que en las anteriores 17 (15). Los de Tote se presentaban al partido muy mermados por las sanciones y las lesiones, tanto es así que Piñera, el suplente de Verdejo en la portería, tuvo que salir en la segunda mitad como delantero... y acabó dándole la victoria a su equipo. Tras una primera mitad sin demasiadas ocasiones, Joseca adelantó a los locales a los cinco minutos tras el descanso. Después de dos claras ocasiones locales, el Ciudad logró el empate a falta de 20 minutos para el final y, ya en las postrimerías del encuentro, en un balón que quedó muerto en el área, Piñera, muy atento, logró introducir el balón en la portería y conseguir el 1-2 definitivo, disfrutando así de un momento de gloria que seguro que no había imaginado al comenzar la temporada.

La Hoya sigue con paso firme hacia Tercera División. Después de completar una vuelta sin perder la jornada anterior, en esta volvió a la senda del triunfo con una merecida victoria ante el Pozo Estrecho, que ve frenada su mini-racha de dos victorias consecutivas. No lo tuvo fácil el equipo lorquino, que llegó al descanso por detrás en el
marcador, pero en la segunda mitad, tras empatar al minuto de juego y quedarse los locales con uno menos al cuarto de hora, el líder se hizo con el control del partido y desgastó a su rival, que no pudo aguantar el empuje visitante y acabó cayendo derrotado con dos goles en los últimos 10 minutos de partido.

El Montecasillas, tras cuatro victorias consecutivas y siete encuentros sin perder, cayó derrotado en casa ante un Torre Pacheco que se coloca a dos puntos de los rojinegros. Cayó además con contundencia, por 0-3, con lo que se abre un hueco de 8 puntos (ahora 7 con la sanción al Mar Menor) entre los cinco primeros clasificados y el grupo de perseguidores, que empiezan a tener muy complicado optar a algo más que la sexta posición.

Por último, el Bullense continuó su buena racha de resultados con una contundente victoria ante el Progreso (1-4) que le acerca a solo dos puntos del ascenso. Los de Manzanares, que acabó expulsado, fueron muy superiores a su rival, llegando al descanso con 0-2 y anotando el 0-3 al poco de reanudarse el partido. El 1-3 dio alas al equipo local, que tuvo una magnífica ocasión para conseguir el 2-3, pero Verdú salvó bajo la línea. Ya en el descuento llegaría el definitivo 1-4, que denota la diferencia en ataque de uno y otro equipo durante todo el partido.