37ª jornada: Mar Menor 5 - 0 CD Bullense

El Mar Menor consiguió el ascenso a Tercera a falta de una jornada para la conclusión del campeonato tras golear por 5-0 a su rival directo en la lucha por la tercera plaza, un Bullense que tuvo dos caras en el partido de ayer, una buena en los primeros 45 minutos y una desfondada en la reanudación, donde se vino abajo física y mentalmente y fue netamente superado por los blanquiazules, que aprovecharon para conseguir cuatro nuevos goles que desataron la euforia en las pobladas gradas del Pitín.

El partido se le puso cuesta arriba a los rojiblancos desde antes de llegar a San Javier. Como ya ha ocurrido en otras ocasiones a lo largo de la temporada, el equipo sufrió una baja de última hora. En esta ocasión fue Maylan quien, con mareos y una bajada de azúcar, no pudo ni montarse en el autobús. Este contratiempo obligó a Manzanares a cambiar su planteamiento del partido, decidiendo en última instancia dejar a Gasero en el banquillo. Por si lo de Maylan fuera poco, su substituto en el centro de la zaga, Maíno, llevaba dos días con 38.5 de fiebre, y Mesones hubo de pedir el cambio en el descanso. Pese a todas las adversidades, los rojiblancos afrontaron el partido con espíritu ganador, y salieron dispuestos a aguar la fiesta al Mar Menor.

El planteamiento de Manzanares, una 4-3-3 con los centrales actuando como falsos pivotes defensivos, lo que en la práctica la convertía en una 3-4-3, sorprendió a los locales, que no se esperaban una táctica así de inicio y comenzaron el partido agazapados, achuchados por un Bullense que tuvo dos grandísimas ocasiones para adelantarse en el marcador en los primeros 10 minutos de partido.

En el minuto 6, un gran pase por alto de Mario consiguió dejar solo a Juanfran delante de Chopo. Con el balón botando a media altura, el 11 intentó superar al guardameta local con una vaselina, pero su lanzamiento le salió muy flojo y Chopo pudo abortar el peligro sin demasiados problemas.

Poco después, en el 9', un balón suelto en la frontal es controlado por Cuco, con tiempo y espacio para preparar el disparo. El de Lorquí soltó un zapatazo con dirección a la escuadra, pero se encontró con un paradón de Chopo, que consiguió desviar el esférico con una espectacular parada que arrancó la primera ovación de la tarde de los
aficionados locales y animó a sus compañeros, que comenzaron a quitarse el dominio rojiblanco.

A partir de ese momento el Mar Menor comenzó a llevar más el ritmo del partido, haciéndose con el control del mismo pero sin llegar a crear ocasiones de peligro, merced a la seriedad defensiva de un Bullense que, pese a dejar de llegar a los dominios de Chopo, estaba bien plantado sobre el césped y no se amilanó ante el empuje de los locales, que no tuvieron su primera ocasión hasta el minuto 26, con un tímido disparo de De Chuecos que atrapó fácil Rubén.

Antes de eso, el Bullense reclamó un penalty en el minuto 21 por un empujón de Mateo sobre Chispa, a quien arrolló en la disputa del balón para evitar que el 20 se quedara solo delante de Chopo. Romero Pérez, con un criterio muy dispar en esta primera mitad, no quiso saber nada de la jugada y mandó seguir el juego.

Tras la primera ocasión local, los rojiblancos volvieron a llevar los nervios a la nutrida afición blanquiazul con una buena jugada en el minuto 28. Centro desde la derecha de Mario y Fernando engancha una volea en semi-fallo que llega sin demasiados problemas a las manos de Chopo.

Tras esa jugada se aceleró algo el ritmo del partido, con dos ocasiones prácticamente consecutivas, una en cada portería. Apenas un minuto después de esa acción, Kaké lo intentaría con un disparo desde la frontal y Barriles, que se lanzó en plancha, no consigue contactar con el esférico en el área pequeña. En la siguiente acción prácticamente se repitió la jugada en el área contraria. Mal despeje de la defensa, cabezazo de Fernando en el vértice izquierdo del área pequeña y Juanfran que no consigue llegar al esférico, adelantándose Chopo.

En el minuto 35, cuando nadie lo esperaba, se rompería el empate inicial. Pase largo de Jorge desde su propio campo, el balón que va hacia la banda izquierda del ataque local, poco antes de llegar al vértice del área. Rubén sale a tratar de despejar el esférico, pero Dani Barriles está más rápido que él, se anticipa y, tras deshacerse de Rubén, marca el 1-0 a puerta vacía.

El gol cayó como un jarro de agua fría sobre los jugadores rojiblancos, que se vinieron abajo y se vieron acorralados por un Mar Menor que se lanzó en tromba en busca del 2-0. Apenas un minuto después del gol Javi Fernández lo intentaría con una vaselina que se le iría alta desde la frontal. En el 38', un centro de Arturo desde la
izquierda lo cabecea picado Barriles, despejando Rubén a córner. A la salida del mismo, Maxi cabeceó y el balón acabó estrellándose en la parte superior del larguero.

Tras esos minutos de agobio, el Bullense volvió a meterse en el partido y trató de igualar el marcador antes del descanso, aunque sin suerte. En el 44' lo intentaría Chispa desde la frontal, pero su disparo se perdería junto al palo. Ya en el descuento de la primera mitad, la afición local todavía tuvo tiempo para sufrir, en una jugada embarullada en el área que acabó con un remate desde el suelo en el área pequeña que salió fuera, aunque la jugada ya había sido invalidada por fuera de juego.

El descanso, además de tres cambios, trajo consigo la expulsión de Manzanares, expulsado por roja directa. Según el acta, la expulsión se debió a que Manzanares se dirigió al colegiado a voz en grito de la siguiente manera: "¡Árbitro, no se puede pitar tan mal! Te vas a quedar sin ascenso; te lo voy a joder. Eres malísimo". Según Manzanares, la expulsión se debió a que mandó callar a Benito Párraga tras espetarle éste "¡Pero cállate ya, capullo!" mientras Manzanares recriminaba al colegiado su dispar criterio a la hora de juzgar las acciones de uno y otro equipo.

Fuera como fuera la expulsión, y aunque no tuviera incidencia directa sobre el terreno de juego, la realidad es que en la reanudación todo cambió. Tras unos primeros minutos de tanteo y dominio alterno, el 2-0 en el 52' parecía decantar la balanza del lado blanquiazul. Iker, que había substituido a Arturo en el descanso, le robó la cartera a Maíno en la frontal, quedándose completamente solo delante de Rubén, a quien batió por bajo en su salida.

Pese al duro golpe recibido, el Bullense volvió a levantarse e intentó engancharse al partido con dos nuevas ocasiones de peligro. En el 55' Fernando cogería el balón en el área y, ya sin demasiado ángulo, acabaría disparando algo alto. Apenas dos minutos después, en una jugada que resumía casi a la perfección que ésa no era la tarde del Bullense, Chopo se come un disparo de Parrita desde la frontal, pasándole el balón entre las manos, pero el esférico, en lugar de acabar en el fondo de las redes, salió a córner besando el palo.

A partir de ahí comenzó a desaparecer el Bullense, y a agigantarse el Mar Menor. Tras una ocasión de Javi Fernández en el 59', al adelantarse a Rubén en una falta lateral y cabecear alto, llegaría el 3-0 tan solo dos minutos después, en el 61', en otro fallo defensivo. Pase al hueco por el centro de la defensa, Verdú no despeja a la primera y Javi Fernández está más listo que él, se la lleva y se planta solo ante Rubén, como Iker 10 minutos antes. Como en aquella ocasión, el balón acabó en el fondo de las mallas, llevando el 3-0 al marcador y desatando la euforia en la grada, que comenzaba a celebrar el ansiado ascenso a Tercera División.

Ese gol terminó de hundir a los rojiblancos, que se vinieron definitivamente abajo tanto física como mentalmente. El Mar Menor desbordaba con facilidad por las bandas y parecía llevar una marcha más que el Bullense, en un aspecto, el físico, que ha sido uno de los puentes fuertes del equipo durante toda la temporada, y la sensación era que el partido podía acabar en una goleada escandalosa a favor del Mar Menor, que aprovechaba una y otra vez la separación de líneas de los rojiblancos para entrar con paredes y jugando al toque. El cuarto gol pudo llegar en el minuto 69', pero Rubén demostró por qué está considerado como uno de los mejores guardametas de la categoría, al realizar dos soberbias paradas a sendos disparos de Martín desde la frontal, una a cada palo.

Tras esa jugada tuvo que retirarse Gasero, que había entrado en el descanso, por una lesión en el pie producida en un choque anterior, propiciando la reaparición de Jose Antonio, que no jugaba desde el 7 de febrero ante la Minera. Cinco minutos después, en el 74', sí llegaría el cuarto tanto de la tarde. Dani coge el balón en la frontal, regatea, encuentra hueco para el disparo y bate a Rubén con un disparo raso ajustado al primer palo. Delirio en la grada tras el gol del canterano blanquiazul.

Sin tiempo para reaccionar llegaría el quinto y definitivo gol. Ruso coge el balón en la medular, ve adelantado a Rubén y lanza un disparo desde 40 metros que sorprende al guardameta rojiblanco y se cuela en la portería, completando la segunda manita del Mar Menor ante el Bullense esta temporada. La fiesta ya era total en El Pitín.

Con todo perdido, el Bullense, lejos de agazaparse en su área tratando de no encajar más goles, sacó fuerzas de flaqueza guiados por su orgullo y trató de buscar el gol del honor, un gol que estuvo a punto de llegar en el minuto 80, con una volea de Rafa desde la frontal que acabó estrellándose en la base del poste derecho de Chopo. La suerte no estaba del lado rojiblanco y no iba a concederle ni una alegría a unos jugadores que no se merecían perder el ascenso de esta manera.

El árbitro, con buen criterio, no añadió nada al partido, señalando el final del mismo nada más cumplirse los 45 minutos reglamentarios, certificando el ascenso de categoría de los de Benito Párraga y desatando la invasión de campo de los aficionados locales. Pese a la abultada derrota y a la fiesta que estaban viviendo jugadores y aficionados del Mar Menor sobre el césped, Manzanares reunió al equipo antes de entrar al vestuario para tratar de darles ánimos, toda vez que aún está abierta la posibilidad de un ascenso "de rebote".


Resumen:


Mar Menor C.F. 5 - 0 C.D. Bullense
Barriles, 35'
Iker, 52'
Javi Fernández, 61'
Dani, 74'
Ruso, 75'



Alineaciones:

Mar Menor C.F.: Chopo; Maíquez, Mateo (Miguel, 77'), Maxi, Jorge; Martín, De Chuecos, Barriles (Dani, 63'), Arturo (Iker, 45'); Javi Fernández, Kaké (Ruso, 70').

C.D. Bullense: Rubén; Rafa, Verdú, Mesones (Jose, 75'), Maíno; Juanfran (Gasero, 45' (Jose Antonio, 70')), Cuco, Fernando (Pedro, 65'); Chispa, Mario, Parrita (Rubén, 65').


Amonestaciones:

Mar Menor C.F.: Javi Fernández (21'), Mateo (45'+1), Kaké (45'+2), Iker (51').

C.D. Bullense: Mesones (9'), Rafa (24'), Manzanares (entrenador, 10' y roja directa en el 45', expulsado).


Árbitro: Romero Pérez. Mal. Casero.


Estadio: El Pitín, 523 espectadores.