Jornada 3. UCAM Murcia 2-2 Marbella

Punto de partida para el UCAM

El conjunto universitario empata ante el Marbella en la Condomina tras igualar hasta en dos ocasiones el marcador y realizar un mal inicio de partido Iricibar, novedad en el once, detiene un penalti y Vicente Romero se estrena en la defensa

Desde que el UCAM arrancó la temporada, su entrenador ha hecho hincapié en la fase de «construcción» que debe superar el equipo para alcanzar los objetivos esta temporada. Y ayer se vieron los primeros bocetos de lo que Rubén Albés quiere sobre el césped. Cierto es que fue tan solo durante unos minutos, un corto periodo de tiempo en el que los universitarios se liberaron en ataque y cerraron filas en defensa para igualar el marcador hasta en dos ocasiones a un Marbella que supo sacar el traje de fiesta para celebrar los goles y ponerse el mono de trabajo cuando era necesario (2-2).

Porque el UCAM, todavía, es un equipo de luces y sombras, pero los pocos focos que se vieron ayer tuvieron más brillo. Por primera vez, el entrenador gallego pudo contar con todas las piezas de su plantilla una vez acabado el plazo de fichajes y finalizada la sanción de la campaña pasada de Higón. El extremo, que dejó buenas impresiones durante la pretemporada, fue una de las novedades en el once junto a Vicente Romero, que se incorporó el lunes y directamente pasó a la titularidad en el centro de la zaga junto a Hugo Álvarez, y el regreso de Manu Justo y Chavero. Además, Iricibar se estrenó en la portería en lugar de Gianni y fue uno de los destacadosde la tarde al detener un penalti en la primera parte que hubiera sido el 2-0.

Pero lo que dejó buen sabor de boca en la Condomina fue la reacción universitaria tras el paso por vestuarios pese a que todavía no conoce la victoria cuando se han disputado tres jornadas.El UCAM, tras la lección aprendida después de la derrota en la Línea de la Concepción hace una semana donde apenas inquietó a su rival, apretó el acelerador, puso una marcha más y subió la intensidad para tratar de llevarse el partido. El premio llegó con los primeros goles de la temporada, obra de Manu Justo y Aktexe, en dos jugadas casi calcadas. Los quilates ofensivos del equipo murciano empiezan por las bandas y esa está siendo su vía de escape ante los problemas que se está encontrando a la hora de elaborar juego por dentro. Así ocurrió en la primera mitad, cuando el Marbella se adelantó en el marcador a los dos minutos con el tanto de Óscar. Un gol trabajado por Mustafá, quien hizo trabajar a la defensa durante todo el choque, tras una buena internada por banda para asistir a su compañero dentro del área. Óscar golpeó el balón suavemente con el interior del pie para poner el balón en el segundo palo y darle una mala bienvenida a Iricibar. Sin embargo, el portero universitario se vengó minutos más tarde cuando Chavero derribó a Juergen dentro del área después de que los visitantes también reclamasen la pena máxima en una posible mano involuntaria de Hugo Álvarez. Pero el portero del UCAM atajó perfectamente el balón al detener el disparo raso desde los once metros de Óscar.

Se esperaba que la parada sirviese como un chute de adrenalina para los de Rubén Albés, pero no fue así. El proceso de reacción fue más lento y el UCAM solo fue capaz de crear peligro a través del balón parado. En el minuto 23 Isaac Aketxe aprovechó un balón en largo para plantarse solo ante Wilfred, pero su disparo se marchó desviado y al filo del descanso el Marbella se empezó a mostrar muy cómodo con el balón hilvanando un par de jugadas largas. Por lo que el descanso fue la mejor noticia para los universitarios después de que en el minuto 26 Óscar rematase, sin peligro, un saque de esquina totalmente solo en el segundo palo dando un segundo aviso a su rival. Una pausa que supieron aprovechar, y bien. Y es que el cuadro murciano fue totalmente otro cuando salió por el túnel de vestuarios.

Mostró más empuje, más intensidad y más «alma», como definió Albés al término del partido, para tratar de sumar la primera victoria de la temporada. Ofreció sus virtudes cuando se abrió un poco más el partido, cuando estaba el juego menos encorsetado y supo aprovechar los fallos de sus rivales. A los dos minutos de la segunda parte, un centro de Mayoral desde la banda izquierda puso en aprietos a Wilfred, quien no pudo atajar el balón ante la entrada de Aketxe al primer palo, y Manu Justo tan solo tuvo que empujar a placer el esférico. El UCAM había hecho la mitad del trabajo y pudo cumplir con la faena en otra acción de Mayoral que despejó el portero rival.

Sin embargo, el cuadro andaluz respondió muy pronto al empate y a los veinte minutos del último periodo se adelantó de nuevo en el marcador. Un centro desde la banda fue rematado en el área pequeña por Saúl González y, aunque el balón lo llegó a tocar Iricibar, el acabó entrando en el fondo de la red después de que el UCAM hubiera ofrecido su mejor momento en las dos áreas. Rubén Albés decidió mover ficha y llegaron los cambios. Barbosa, Perales y Rafa de Vicente, que debutó con el equipo tras incorporarse el último día del mercado de fichajes, entraron al terreno de juego durante los últimos minutos. Y a diez del final llegó la segunda recompensa de la tarde-noche en la Condomina. Un centro de Viti, también por banda izquierda, encontró la cabeza de Aketxe en el segundo palo para hacer el definitivo 2-2. Pero lo cierto es que el UCAM tuvo opciones de llevarse los tres puntos si no llega a ser por las constantes caídas en fuera de juego de los locales. A partir de ahí, el Marbella se conformó con el punto y supo cómo jugar los últimos minutos. El UCAM, por su parte, lo intentó pero no tenía energías para más. La primera victoria tendrá que esperar una semana más después de cosechar dos empates en los dos primeros partidos en casa y una derrota frente a la Balompédica Linense. El conjunto universitario se medirá el próximo domingo, a las 19.00 horas, al Recreativo de Huelva para buscar los primeros puntos lejos de casa y de la temporada para tratar de empezar a acomodarse en la zona noble de la clasificación del grupo IV de Segunda División B.