Jornada 34. FC Cartagena 1-0 Badajoz

Lo justo para seguir arriba

El FC Cartagena vence por la mínima al CD Badajoz con un gol del canterano Sergio Jiménez y se mantiene segundo empatado a puntos con el líder Tiene pie y medio en el play off al sacar 12 puntos al quinto clasificado y solo el golaveraje le impide celebrarlo esta semana

El FC Cartagena hizo ante el CD Badajoz lo justito para llevarse los tres puntos y mantener intactas sus opciones de luchar por el primer puesto, a cuatro jornadas de la conclusión de la temporada regular. Eso sí, la victoria le da el margen de 12 puntos respecto al quinto clasificado, el Melilla, a falta de los mismos puntos en juego en la competición liguera. Solo el golaveraje, perdido ante el equipo norteafricano, le impide en estos momentos celebrar la clasificación, aunque es algo que logrará probablemente la semana que viene.

El tanto anotado por Sergio Jiménez, que fue titular al encontrarse Cordero lesionado, fue más que suficiente para alcanzar los 63 puntos y seguir en la lucha por el liderato, que tan difícil lo está poniendo el Marbella.

El equipo albinegro no jugó un buen partido. Fue un choque en el que se sintió incómodo en el primer tiempo, pero el gol le asentó en el campo y cuando el Cartagena anota primero en casa, tal y como han demostrado las estadísticas, suele amarrar los tres puntos. En la segunda parte el equipo mejoró, tocó más y movió mejor y además supo interpretar mucho mejor que en otras ocasiones el tramo final del choque cuando el resultado a favor es escueto, lo que le ayudó a no pasar apuros ante el equipo extremeño.

Pau Torres volvía al once inicial después de una lesión que le ha tenido apartado del equipo desde el pasado 7 de enero, cuando se lesionó en el choque ante el Recreativo. El portero ha llegado justo a tiempo para estar listo de cara a la fase por el ascenso y qué mejor manera que demostrarlo recuperando la titularidad.

Monteagudo, ante la previsión de que el rival decidiera presionar la salida de balón, dio instrucciones a sus jugadores para que el esférico no saliera dominado, sino que prefirió mandar el esférico en largo buscando la segunda acción con el juego de espaldas de sus delanteros. Pero el equipo cartagenerista estuvo muy espeso en esa faceta. La zaga visitante controló bien esa parcela del juego y además obligó a retrasar sus posiciones defensivas al Cartagena, lo que provocó que durante casi media hora el Badajoz dominase al equipo local en su casa.

Owusu tenía como misión principal aprovecharse de los balones largos que le brindasen desde atrás, aunque el jugador cedido por el Leganés tampoco tuvo su tarde ayer. Casi siempre que optaba por jugar el balón en acción personal Rafa Navarro le controlaba las distancias, o al albinegro le sobraba un último regate.

Hugo Rodríguez se quedó en el banquillo y el Cartagena carecía de banda en uno de sus costados. Cristo Martín cae siempre al centro y todo esa línea derecha la tenía que ocupar Óscar Ramírez, que poco se prodigó de medio campo hacia arriba.

La realidad decía que los locales no dominaban el centro del campo y Chavero se volvía loco buscando opciones que no encontraba, porque sus compañeros no abrían huecos para los pases interiores.

La primera parte fue muy aburrida y el público empezó a inquietarse frente a las continuas pérdidas de balón de los suyos, que no daban pie con bola cuando les tocaba atacar. La precipitación llevaba al error en las transiciones y el fútbol quedaba deslucido.

Rubén Cruz no encontraba su lugar en el campo. Retrasado con Aketxe por delante, el goleador tampoco entraba como segunda línea, fundamentalmente porque no llegaban balones al área.

Solo la voluntad de Chavero por tener más peso en cada acción ofensiva y la capacidad física de Jesús Álvaro, que ponía más voluntad que el resto en la banda izquierda se salvaba de una mala primera parte.

Pero aún así, el Cartagena se vio recompensado por la diosa Fortuna cuando en la última acción de la primera parte, en un saque de esquina botado desde la izquierda lograba hacer gol. Sergio Jiménez embocaba con su cabeza, libre de marca, en la única oportunidad que había tenido el Cartagena en los primeros 45 minutos. El premio era excesivo para los méritos de un conjunto tan gris que provocó algún que otro suspiro de desesperación entre los asistentes.

El preparador pidió mucho más contacto con el balón a sus jugadores en el descanso. El Cartagena perdía fuelle en medio campo por tener inferioridad de efectivos en la parcela ancha.

Chavero fue a más y Cristo Martín bajó el balón al césped para tratar de ralentizar el fútbol de ataque de su equipo dándole, eso sí, el criterio que no había tenido hasta ese momento.

En los primeros quince minutos el Cartagena se acercó mejor. En el 53' Cristo Martín probó suerte con un disparo desde la frontal del área grande que se marchó desviado y cinco minutos más tarde una gran acción iniciada por Chavero la culmina Aketxe en un remate a ras de suelo que un defensor manda a saque de esquina.

Cuando se sobrepasó la hora de partido llegó la ocasión más clara en una acción desde la banda derecha, con un centro desde la línea de fondo de Ramírez culminada con un remate de tacón de Rubén Cruz. El toque del delantero no cogió el ángulo necesario para ir a portería y un defensor se la quitó de encima.

El Badajoz apenas había tenido ocasiones en todo este tiempo. Salvando un disparo desde la frontal en el primer tiempo, los de Juan Marrero habían dado mejor impresión hasta la línea de tres cuartos, porque arriba no gozaban de pegada.

Eloy saltó en la segunda parte y tuvo en el 68 una buena ocasión para haber empatado el partido, con un remate tras centro desde un costado que la defensa desvió a línea de fondo.

En el minuto 77 llegó la mejor oportunidad para los extremeños, fruto de un saque de esquina por la derecha de la meta defendida por Pau Torres. Jesús Muñoz se adelantó ante la salida del portero albinegro, pero su testarazo, ya con el meta batido, se marchó alto.

El Cartagena ya alargó cada acción lo máximo posible. Fue a defender con uñas y dientes el resultado con todo tipo de estratagemas. Además, defendía con dos o tres futbolistas al jugador rival que llevara el balón para tratar de robárselo de forma automática, y el Badajoz se desarmó ante la incapacidad de poder colgar balones al área en este tramo.

Con estos tres puntos al Cartagena le quedan cuatro semanas de vértigo ante el Betis B, Lorca Deportiva, Linense y, por último, Écija. Llega con todo para poder ser primero, pero no se puede despistar porque el Real Murcia ataca con serias intenciones y se encuentra a 4 puntos.