Jornada 15. Jumilla CD 0-3 Ciudad de Murcia

Nueva victoria rojinegra para recuperar el liderato ante el Jumilla CD

El Ciudad de Murcia visitaba el pasado domingo al Jumilla CD en un encuentro en el no podían dejarse los tres puntos para no salir de la posición de privilegio en la tabla. Los rojinegros disfrutaban de un partido plácido en el que Jonás, Lito y Cristóbal ponían los goles, y en el que el arco rojinegro volvía a salir imbatido; la nota amarga fue la recaída de Leiam en su lesión ¡fuerza crack!.

Los onces iniciales fueron los siguientes:

Jumilla CD: Alberto, Alex, Rodrigo, Wang, Juanjo, García (Jonnathan, 45′), Muñoz, Loza, Gonzalo (Carlitos, 62′), Nacho (José Antonio, 62′) y Falcón.

Ciudad de Murcia: Tripero; Vicente, Fran Sánchez, Rubén Aroca, J. Mariano; Zafra (Sebas, 45′), Patri, Lito (Franvi, 71′); Sergio Lax (Leiam, 58′), Cristóbal y Jonás (Hamed, 65′).

El partido empezaba con los dos equipos defendiendo bien sus posiciones y buscando las primeras ocasiones de gol, Jonás tenía la primera en un mano a mano contra Alberto y el Jumilla también lo intentaba sobre la meta de Tripero sin acierto. Avanzaban los minutos y el Ciudad iba cogido las riendas del encuentro y empezando a llegar al área del Jumilla con más frecuencia; Zafra estrellaba el balón en el travesaño cuando probaba el disparo desde fuera del área tras un córner en el minuto 11. Poco minutos después era Lax el que probaba a Alberto que reaccionaba bien ante en un lanzamiento de falta que buscaba el lado del portero. Tras varios minutos en el que el Jumilla CD intentaba arriesgar más arriba llegaría el primer gol del Ciudad, el balón salía muy rápido desde atrás buscando a Jonás a la espalda de los defensas, el delantero del Ciudad aguantaba la presión de un central local y driblaba a Alberto, el balón entraba lentamente en la portería del Jumilla, dos goles en dos jornadas para Jonás. Después de adelantarse en el marcador los rojinegros seguían con hambre de gol: primero Jonás y, un minuto después, Lito estaban a punto de hacer el segundo. El Jumilla no bajaba los brazos y también buscaba el empate, pero Tripero respondía sacando un sensacional pie para desviar el disparo de Gonzalo dentro del área, el balón acababa en las manos del meta rojinegro tras una segunda jugada. Se llegaba a la media hora del partido y la ventaja rojinegra podría haber sido mayor, pero el balón salía desviado a disparo de Patri dentro del área. A falta de diez minutos para el descanso Lito aumentaba las diferencias aprovechando una mala entrega atrás del Jumilla, el goleador rojinegro no fallaba en el mano a mano contra Alberto. Sólo un minuto después del gol de Lito, Sergio Lax volvía a hacer gol al aprovechar un rechace, pero el linier señalaba fuera de juego. Con 2-0 y un ritmo de partido tranquilo se llegaba al final del primer tiempo.

El partido se reanudaba y el Ciudad seguía jugando con mucha tranquilidad. Tras los primeros minutos de la segunda parte, Sergio Lax volvía a rozar el gol tras el pase de Cristóbal dentro del área, pero Alberto reaccionaba muy bien para evitar el tercer gol. Las ocasiones del Ciudad empezaba a repetirse una y otra vez por medio de Jonás, en la más clara regateaba al portero del Jumilla y el disparo se marchaba fuera al pillarle muy forzado ante la presión rival. La mala noticia llegaba cuando Leiam tenía que abandonar el terreno de juego por lesión y dejaba al Ciudad con un jugador menos. Tras varios avisos sobre la meta del Jumilla, una magnífica pared entre Cristóbal y Lito dejaba al de Ceutí sólo ante Alberto, con mucha velocidad Cristo se marchaba del meta del Jumilla y hacía el tercer gol a puerta vacía. Tras el tercer gol en contra el Jumilla intentaba reaccionar y arriesgaba mucho atrás, la consistencia de la defensa rojinegra hacía que el Ciudad saliera numerosas veces a la contra para hacer el cuarto. Hamed tenía el gol pero su disparo dentro del área se marchaba desviado de la portería, más tarde era Franvi quien obligaba a Alberto a atajar la pelota con un disparo desde la frontal. Finalmente, el partido llegaba a su fin con una ocasión de falta para Patri que detenía Alberto.