Entrevista a Juanvi (Preparador físico del Montecasillas)

Juanvi: "El fútbol base debería estar enfocado a la formación integral del niño y no a la consecución de resultados inmediatos".

 

Me apetecía hacer una entrevista diferente. Normalmente los protagonistas de este tipo de entrevistas son jugadores y entrenadores. Esta vez tenía ganas de que conociérais a una persona que ha sido jugador, que está ejerciendo de entrenador en fútbol base, pero que está aquí para hablar de su labor como preparador físico en el Montecasillas.

 

 

Pako: Buenas Juanvi. Lo primero gracias por acceder a hacer esta entrevista. Teniendo la carrera de Magisterio de Educación física queda claro que desde pequeño te querías dedicar a este mundillo, ¿no?

Juanvi: Buenas Paco. Gracias a vosotros por contar conmigo para este tipo de iniciativas. La verdad es que mis dos grandes pasiones son el deporte y la docencia, y tenía muy claro desde bien niño que mi sitio estaba en el patio de un colegio y en el césped de un campo de fútbol.

Pako: ¿Cómo preparas cada entrenamiento en el Montecasillas?

Juanvi: Somos un cuerpo técnico amplio y joven, con muchas ganas. Desde la pretemporada todo se hace de forma consensuada, tanto entrenamientos, alineaciones, altas, bajas… Yo me dedico a intentar aportar mi granito de arena para poder plasmar la idea de fútbol que tiene el entrenador y que, por supuesto, compartimos con él.

Pako: ¿Los jugadores en categoría senior son conscientes de la importancia de tu labor para que los resultados salgan?

Juanvi: Sinceramente creo que sí. Ellos saben perfectamente que un equipo que no puede disputar con garantías los noventa minutos, es complicado que rinda a su máximo nivel y saque los puntos que debe sacar.

Pako: ¿La eterna lucha entre un entrenamiento con balón y uno sin balón que, a priori a los jugadores se les hace más cuesta arriba, cómo la valoras?

Juanvi: Esta es buena (risas). Todas las tendencias recientes hablan del entrenamiento integrado como la mejor herramienta para construir un modelo de juego y desarrollarlo con garantías. Cierto es que, con el tiempo del que se dispone en un equipo senior amateur, es imposible realizar tareas analíticas orientadas a un único contenido del tipo que sea; pretendemos siempre abarcar los máximos aspectos técnico-tácticos en el ejercicio diseñado para trabajar algún aspecto físico en concreto. El trabajo analítico lo realizamos exclusivamente para la prevención de lesiones.

Pako: En Preferente,  ¿cómo ves a los equipos en este terreno? La posibilidad de hacer cinco cambios, además de tener más contenta a la plantilla, supongo que hará que los equipos lleguen más enteros al tramo final de los partidos.

Juanvi: Nuestro equipo en concreto suele hacer los cinco cambios, tanto, como bien dices, por el tema de llegar al tramo final del partido más frescos en determinadas posiciones, como a la hora de gestionar los minutos de los jugadores. Es una norma que creo que beneficia al buen funcionamiento del grupo en general, en ambos sentidos.

Pako: Ya que estamos, ¿cómo ves al Montecasillas? Nadie contaba con vosotros tras tantos cambios y tener un equipo plagado de sub23 y estáis en la zona alta.

Juanvi: La verdad es que somos un equipo muy joven, la mayoría de la plantilla sin experiencia en Preferente, varios jugadores de 1996, otros tantos de 1995… Es positivo para el club que un grupo tan joven esté dando estos resultados; nos van a asegurar muchas alegrías en el futuro. He de decir también que confiábamos 100% en nuestros jugadores a pesar de la edad. Moro, el entrenador, conocía perfectamente a los suyos del equipo que ascendió el año pasado; yo también, porque jugábamos normalmente amistosos en todas las semanas de entrenamiento, a los jugadores que proceden de Mula los conocíamos bien porque ya los tuve allí en su etapa juvenil… e insisto en que confiamos en que esa mezcla de juventud con ganas nos puede dar buenos resultados, aunque a veces pequemos de inexperiencia.

Pako: Me consta que has tenido la oportunidad de salir del país para formar parte de un cuerpo técnico...

Juanvi: El fútbol a veces  brinda oportunidades de este tipo, pero las obligaciones laborales en otros sentidos han limitado la opción. Para mí solo la propuesta ya fue ilusionante: un equipo de primer nivel,  un estadio olímpico… Creo que es un reconocimiento a mi trabajo y ojalá salgan en un futuro cercano propuestas similares.

Pako: Tu otro equipo es el Infantil, en el que ejerces de entrenador. ¿Qué tal la experiencia con los más pequeños?

Juanvi: Sí, esta temporada, además de echar una mano a la seleccionadora cadete femenina, llevo el infantil del Montecasillas C.F. Llevo varias temporadas trabajando con los más pequeños, para mí es muy ilusionante ver los progresos diarios de los chicos. Creo que es crucial que entiendan qué es el deporte, su importancia, que interioricen unos valores que son extrapolables a la vida en general; y bueno, ya en concreto, que perfeccionen todo lo relacionado con el fútbol en todas sus dimensiones. He trabajado con debutantes, benjamines, alevines, infantiles, juveniles… me falta solo la categoría cadete, que también me llama la atención. En este equipo infantil además cuento con la ayuda de Israel, que ejerce de mano derecha e izquierda, y de Paula y Victoria que nos ayudan en entrenamientos, en el trato con los jugadores, y ejercen de delegada y fisioterapeuta del equipo.

Pako: La figura del entrenador de fútbol base tiene una importancia capital, ¿cómo ves el nivel en nuestra región a este respecto?

Juanvi: Creo que es un tema al que se le debería dar mucha más trascendencia de la que tiene actualmente, y con el que me podría pasar escribiendo todo el día porque realmente me preocupa como formador ciertas cosas que se ven en los campos y que además se consideran “normales”. En mi opinión,  el fútbol base debería estar enfocado a la formación integral del niño y no a la consecución de resultados inmediatos, como pretenden ciertos clubes, ciertos entrenadores e incluso ciertos padres; ya que esta competición temprana deriva en aspectos nocivos que contaminan lo verdaderamente importante a ciertas edades.

Teniendo en cuenta que del total de licencias federativas a nivel nacional, solo el 7% llegan a ser profesionales, a lo mejor deberíamos plantearnos qué es lo realmente importante en un equipo de fútbol base, sobre todo en primeras edades, y qué no lo es tanto.

Pako: ¿Te sorprende que haya personas todavía que cuestionan la importancia de la asignatura de Educación Física en el desarrollo de los niños en Primaria?

Juanvi: La gente que se para a cuestionar si la Educación Física realmente es importante en el desarrollo integral de una persona, es porque no ha valorado realmente en cuántos ámbitos y aspectos de ésta tiene repercusión. Los niños, por desgracia, cada vez son más sedentarios, cada vez juegan más con la tablet, con la consola, con el ordenador… se ha perdido esa actividad física diaria que había no hace tanto, ese jugar toda la tarde en el parque, esos partidos de horas con los amigos… y repercute en el bagaje motriz de los niños, creándose unas diferencias en clase enormes entre los niños que hacen deporte extraescolar y los que no. Podría extenderme mucho más en este sentido pero no quiero ponerme muy pesado.

Pako: Sé que tienes en mente sacarte el nivel 3 de entrenador, ¿te ves al mando de un equipo senior próximamente?

Juanvi: Mi idea es ponerme este mismo mes de Junio. En un futuro me gustaría verme en un banquillo senior, claro que sí, y para ello trabajo actualmente. Estoy continuamente formándome a nivel teórico e intentando abarcar el máximo número de experiencias prácticas en ese sentido. Intento ser una esponja y quedarme con todo lo positivo que veo en los entrenadores con los que trabajo, hacer mío lo que me gusta de cada uno, e ir elaborando “mi librillo” para el día de mañana poder responder con garantías a las situaciones que se dan en un banquillo y con una plantilla. En este sentido, con Alicia Burillo y Antonio Moro este año estoy teniendo muy buenos maestros.

Pako: Has sido jugador, me apetece que me cuentes tu experiencia.  Lo primero es decir que fuiste lateral y extremo, ¿se te daba bien eso de centrar?

Juanvi: Yo era intento de lateral e intento de extremo (risas), un poco pata de palo, pero le ponía voluntad al asunto. La verdad es que siempre he sido muy competitivo y muy intenso para entrenar y para jugar, por eso a veces me frustra un poco que los jugadores a los que entreno no lo sean como podrían; creo que es básico, en cualquier aspecto de la vida, exigirte tú mismo y ser humilde y autocrítico con todo lo que haces si pretendes mejorar.

Pako: Primero estuviste en el Muleño, ya que eres natural de Mula, posteriormente en el Real Murcia, ¿cómo fue la experiencia en ambos equipos?

Juanvi: Empecé jugando en Mula, sí, estuve allí hasta el primer año de infantil, y de ahí salí al Real Murcia donde estuve cuatro temporadas de las que guardo muy buenos amigos y muy buenas experiencias. Se hacía duro con esa edad el tener que estar viajando casi a diario, llegar cansado y entonces ponerte con los libros para llevarlo todo al día; pero merece la pena, siempre que te gusta algo, sacrificarte por ello y ver que vas cumpliendo objetivos.

Pako: De ahí te fuiste al Ciudad de Murcia, ¿por qué ese cambio al otro equipo de la ciudad?

Juanvi: Llegó la etapa juvenil y no estaba contando con los minutos que quería en el Real Murcia, y decidí salir porque a esa edad se es muy egoísta y quieres jugar todo. El Ciudad de Murcia era en ese momento un club cuyo primer equipo militaba en Segunda División y cuya estructura de fútbol base estaba creciendo y entre las opciones que tuve, decidí ir allí. Fueron unos años muy buenos donde me sentí muy valorado. El último año de juvenil, Beto, hacia al que solo tengo palabras de agradecimiento, me dio la oportunidad de compaginar entrenamientos y convocatorias con el filial que militaba en Tercera aquel año. Y en enero creo recordar que debuté en El Barnés contra un Molinense cuyo delantero era Loreto. Había semanas que iba a un partido con el filial y otro con el juvenil que me pertenecía, pero si te gusta esto, aún te parece poco.

Pako: Y tu último club fue el Bullense, ¿por qué no quisiste seguir jugando?

Juanvi: Me hubiera encantado poder seguir jugando, pero al acabar la carrera tuve la suerte de encontrar trabajo y el horario era incompatible con poder asistir a los entrenamientos, y con mucha pena tuve que abandonarlo, pensando que sería temporal. La necesidad lo convirtió en definitivo, al menos de momento, no descarto echar una temporada más y colgar las botas definitivamente.

Pako: ¿Con qué momento te quedas de todos los vividos siendo protagonista en el césped?

Juanvi: Creo que con la presentación el primer año en La Condomina, ver tanta gente, ver que eres un enano y te nombran ahí, con el campo lleno y todo el mundo aplaude… en ese momento te sientes hasta jugador de fútbol. Además, el primer equipo jugó un amistoso después contra un Mallorca que entrenaba Luis Aragonés y cuyo delantero era Eto’o; con ambos tuve la oportunidad de hacerme varias fotos dentro del vestuario y conseguí una camiseta firmada que guardo con mucho cariño.

Pako: Y para terminar te pido que nos cuentes alguna anécdota  de las que te han pasado estando en este mundo del fútbol...

Juanvi: Hace dos temporadas, dirigiendo el equipo debutante de Beniaján, escuela hacia la que solo puedo tener buenas palabras, jugábamos un partido en la Hacienda del Álamo. El partido era a las 12 y los niños de 4 y 5 años habían madrugado para el desplazamiento relativamente largo que tenían que hacer. En este equipo yo tenía dos niñas, una de las cuales cuando llevábamos diez minutos de partido se salió corriendo del campo hacia la grada donde se encontraba su hermana, a que le diera unas galletas de chocolate porque literalmente decía que “ella con hambre no podía jugar”.

Pako: Muchas gracias por todo y, sobre todo, mucha suerte en tu carrera, Juanvi.

Juanvi: Gracias a vosotros por la labor que lleváis a cabo semanalmente, informándonos de lo que ocurre en otros campos y haciendo que nuestro trabajo y el de los jugadores sea un poco más reconocido.