Entrevista a Gabriel Vera (Entrenador del Jumilla CD)

GABRIEL VERA: “LA CLAVE DEL ÉXITO ES SER UN EQUIPO, CON TODO LO QUE ELLO CONLLEVA”

Cogió al equipo la temporada pasada en una situación muy difícil y consiguió el objetivo de salvarlo del descenso a Primera Autonómica. Este año ha podido empezar la temporada con el Jumilla CD y tras nueve jornadas tiene al equipo líder de Preferente y es el equipo menos goleado y sigue invicto. Es una alegría que un gran entrenador y una gran persona lo esté haciendo tan bien. Espero que siga así porque se lo merece.

Trecera: ¿Cómo suena eso de ser líder de Preferente?

Gabriel Vera: Pues como te podrás imaginar suena genial, es algo que nos lo tenemos que tomar como un premio al gran trabajo y esfuerzo realizado durante todo este tiempo, pero como les digo cada jornada a mis jugadores, esto es muy largo y aún no llevamos ni un tercio de la competición, por lo que tenemos que seguir haciendo lo que mejor sabemos que es trabajar duro y afrontar cada partido como lo que somos un  equipo humilde que tiene que dejarse la piel en cada partido que disputa.

T: Antes de empezar el partido sabías que si se ganaba se alcanzaba el liderato, ¿estuvo esa palabra, que a priori parecía impensable para vosotros, presente en el vestuario en los minutos previos al inicio del partido?

G. V.: Si te dijera que no, te estaría mintiendo, al final tanto yo como este equipo tenemos una mentalidad ganadora y para cumplir tus sueños uno tiene que aspirar a soñar en grande, ya que si no tienes ilusiones es muy difícil conseguir grandes retos. Dependía de nosotros y jugábamos en casa ante nuestra afición y el equipo salió muy mentalizado para conseguirlo. Al final se ha conseguido y esta semana está siendo un premio para toda la plantilla, y para todas las personas que forman y siguen a este Club, pero tenemos claro que a estas alturas la clasificación es algo anecdótico. Le doy más importancia a datos objetivos como el ser el equipo menos goleado y el estar a estas alturas como único equipo invicto en la competición, tiene un mérito grandísimo por parte de mis jugadores y más teniendo en cuenta la enorme igualdad que hay en esta categoría y lo difícil que te lo pone cada rival jornada tras jornada.

T: Lo primero que quiero saber es lo que te impulsó para ser entrenador. ¿Desde cuándo lo tenías claro?

G. V. : La verdad que no era algo que tenía previsto, para mí la práctica del fútbol desde pequeño ha sido algo por lo que siempre he sentido devoción y me he tomado muy en serio, pero cuando pasé mi etapa de juveniles, debido a los estudios pude seguir un par de temporadas más en fútbol sénior, pero finalmente tuve que abandonar la práctica para centrarme en los estudios debido a que me exigían mucha dedicación. Fue una etapa en la que me faltaba algo… hasta que un día se me ocurrió la idea de sacarme el título de entrenador para poder seguir ligado a aquello que más me gusta que es el mundo del fútbol, así lo hice y desde que empecé mi actividad como entrenador me propuse poner todo lo que estuviera en mi mano (máximo esfuerzo, seriedad, compromiso y sobre todo y lo más importante, muchísima ilusión) para llegar lo más lejos posible y quién sabe si quizás algún día poder cumplir mi gran sueño de poder trabajar como profesional haciendo lo que más me gusta que es entrenar. Es sin lugar a dudas el sueño por el que cada día lucho y ojalá y por qué no algún día poder hacer realidad…

T: ¿Cómo han sido tus primeros pasos en el mundo de los banquillos?

G.V : Mis primeros pasos han sido muy complicados, primero porque que te den oportunidades siendo como digo yo un desconocido en el mundo del fútbol es muy complicado, pero como tenía claro que a casa no iban a venir a buscarme me puse manos a la obra y empecé a moverme y a llamar puerta a puerta de clubes, gracias a ello he tenido la oportunidad de conocer mucha gente relacionada con el fútbol, lo cual valoro positivamente. Gracias a ello también me ha surgido la oportunidad de  entrenar en varios equipos pero siempre todos ellos muy humildes. En todos ellos he tenido que trabajar con palos y cañas ya que en ocasiones no teníamos prácticamente ni el material deportivo básico (petos, pocos balones y en mal estado, etc) para poder trabajar bien, ni que decir del tiempo e instalaciones para poder hacerlo. Si a todo esto le sumamos que he tenido también muy malas experiencias con directivas que se metían en mi trabajo y no me dejaban trabajar tranquilamente, tengo que decir que los comienzos fueron muy muy difíciles y lo más sencillo habría sido abandonar. Pero la verdad que los periodos que me he encontrado por las circunstancias sin entrenar (a pesar de no ser muy largos) se me han hecho eternos y me he dado cuenta que no puedo estar sin hacer lo que más me gusta en esta vida que es entrenar, esto para mí es un modo de vida en el que mi cabeza utiliza muchísimas horas al cabo del día dándole vueltas a mil detalles pensando cómo afrontar cada sesión de entrenamiento y partido. Pero la verdad que a pesar de la cantidad de golpes y decepciones, el ver que con las personas que cada día compartes tu tiempo, esfuerzo, alegrías y penas, como son “los jugadores” si valoraban y eran capaces de captar mi ilusión y pasión con la que me lo tomaba (y sigo tomando cada día), siempre me hizo el encajar cada golpe como una experiencia positiva que me iba haciendo madurar y crecer cada día más como entrenador y lo más importante como persona. Al final todos estos factores me han ido obligando a hacerme más fuerte y afrontarlo todo desde su lado positivo, a la vez que me hace valorarlo todo muchísimo y ser más cauto que si todo hubiera sido un camino de rosas.

T: Antes de hablar de este año te pregunto por tu llegada al equipo, ¿Qué te motivó a hacerte cargo de un equipo en una situación tan difícil?

G. V.: Lo primero que me motivó fue la gran oportunidad que para mí era el debutar  como entrenador, en una categoría tan exigente como lo era la PREFERENTE y más viendo los equipos que en esa temporada participaban en ella (LORCA, CIUDAD DE MURCIA, PULPILEÑO, OLIMPICO DE TOTANA, etc), pero ante todo fue la convicción y confianza de sentirme capacitado y preparado para hacerlo con garantías y por supuesto la gran confianza que depositó en mí desde el minuto uno, la directiva del JUMILLA C.D. siendo un desconocido para ellos y dejándome trabajar libremente  y apoyándome en todas mis decisiones, fue algo que me reforzó muchísimo , para centrarme de lleno en el difícil reto de conseguir la permanencia.

T: Conseguiste el objetivo de la permanencia, ¿Qué idea necesitabas meter en la cabeza a tus jugadores para lograr la salvación?

G. V.: Pues al igual que para mí tenía claro que el demostrarles a los jugadores mi plena confianza en que ellos podían conseguirlo creo que fue clave, incluso cuando a falta de tres jornadas estábamos a cuatro puntos de la salvación y no dependíamos de nosotros mismos, pero al final creo que como en todas las cosas en la vida el factor moral y mental es importantísimo, porque desde que llegué tenía claro que mis jugadores tenían calidad suficiente para eso y para más…

A parte de eso el equipo capto pronto mi mentalidad, para hacerles ver que el ser un equipo en todos los aspectos (orden táctico, concentración, intensidad, compañerismo, solidaridad…) y ante todo competir hasta el final en cada partido era algo innegociable.

T: La salvación se logró en la última jornada ante un Ciudad de Murcia que era líder y buscaba terminar la Liga como campeón. ¿Cómo pasaste esa semana y como planteaste ese partido en el que solo os valía la victoria para no tener que mirar otros resultados y lograr la permanencia?

G. V.: Pues esa semana la verdad que fue una semana complicada para mí con muchos nervios y en la que dormí poco y le de mil vueltas a la cabeza, para intentar tomar las mejores decisiones.  Tenía clarísimo que para salvarnos teníamos que ganar si o si y que iba a ser muy difícil por el rival y por lo que se jugaban, pero también tenía muy claro que moralmente el equipo llegaba al 200% después de la importante victoria conseguida la semana anterior en Calasparra por 0-4 y más despues de estar a falta de tres jornadas prácticamente descendidos, habíamos pasado a depender de nosotros mismos. Tácticamente la verdad que para el partido de Calasparra cambié el sistema de juego pensando en que con él nos íbamos a sentir muy cómodos y al final ,y a pesar de lo arriesgado de la decisión, todo salió mejor imposible. Por lo que después de darle muchas vueltas a la cabeza tomé la decisión de dejarlo todo igual, ya que pienso que cuando las cosas funcionan mejor no tocarlas. Al final gracias a Dios todo salió mejor de lo previsto y como les dije a mis jugadores antes de saltar al campo, creo que escribimos una página en la historia de éste club consiguiendo algo increíble y firmando unos números de campeón en las tres últimas jornadas.

T: Y empieza este año y si hubiéramos preguntado a todos los que siguen la Preferente a comienzo de la pretemporada hubieran dicho que vuestro equipo es candidato a salvarse. De momento segundos clasificados y seguís invictos. ¿Es pronto o podemos decir ya que todos estábamos equivocados?

G. V.: Por supuesto que es pronto, pero también te digo que este grupo de jugadores que forma esta plantilla esta temporada construida sobre los pilares de la plantilla anterior, es un grupo humano muy sano en el que reina el buen ambiente y ante todo comprometida  y que lo dan todo en cada partido. Si a ello le sumas que son todos buenos jugadores, estaba convencido desde el inicio y así se lo transmití a mis jugadores de que esta temporada íbamos a competir muy bien y como les dije a cada uno personalmente antes de comenzar la competición la idea era conseguir algo importante esta temporada, nuestro reto el ver hasta donde somos capaces de llegar. Como diría un viejo conocido, partido a partido y con la máxima humildad y respeto a los rivales, pero siempre con toda la ilusión del mundo y a ver cuando llegue el final de esta temporada de que hemos sido capacez.

T: Lo que es indiscutible es que tu plantilla, por lo menos por nombres, no es de las más llamativas. ¿Dónde está la clave para este gran rendimiento?

G. V.: Como te he dicho anteriormente la clave está en que hemos conseguido ser un equipo, con lo que todo ello conlleva, y al final en esta plantilla como muy bien dices no hay nombres si no hombres  y en la misma reina un gran ambiente y además tienen claro que todos son importantes y así lo están demostrando domingo tras domingo juegue quien juegue, el equipo compite ante cualquier rival a un gran nivel a pesar de los contratiempos.

T:¿En Jumilla ya os meten presión con el ascenso? Suena precipitado hablar de eso en pleno mes de Noviembre desde fuera pero el personal se ilusiona rápidamente y tenéis a todos los equipos debajo…

G. V.: Está claro que el entorno se ilusiona pronto y es muy fácil acostumbrarse a lo bueno, pero dentro de la plantilla es algo que a estas alturas no nos pasa por la cabeza ya que no pensamos más lejos del partido siguiente, sería un error por nuestra parte el perder nuestra identidad y volvernos locos. No llevamos ni un tercio de competición y esto es muy largo por lo que el objetivo marcado es el llegar para el parón de navidades lo más arriba posible, la posición no es algo que nos quite el sueño, pero el objetivo es competir el partido de liga que nos toca disputar cada jornada y afrontarlo con la máxima humildad ya que como les digo a mis jugadores, si no nos dejamos la piel en cada partido es muy difícil sacar algo positivo.

T:Pues mucha suerte para lo que resta de temporada y si las cosas siguen igual te aconsejo que tengas algún traje a mano por si te llevas el premio a Mejor Entrenador de Preferente en nuestros premios Pasión Deportiva, porque de momento méritos estás haciendo.

G. V.: Muchas gracias a vosotros por haberos acordado de mí, para mí es un orgullo el poder expresaros lo que se siente dentro de la plantilla del JUMILLA CD en estos momentos.

En cuanto a los premios personales es algo que por supuesto llegado el caso sería increíble pero no me quita el sueño, ya que el mérito lo tienen en gran parte estos magníficos jugadores y mejores personas que forman esta plantilla, ojalá consigamos algo importante esta temporada como premio para ellos, al enorme trabajo y esfuerzo que están realizando.

Para lo que necesitéis a vuestra entera disposición.

Muchas gracias y no cambiéis, hacéis un trabajo increíble os animo a seguir así, tiene mucho mérito el gran trabajo que hacéis jornada tras jornada.

¡¡Un abrazo muy fuerte para todo el equipo de Trecera!!