Jornada 38. Real Murcia 2 - 1 R. Valladolid B

La fase regular de la Liga en Segunda ha terminado con un partido errático del Murcia en la Nueva Condomina. Aunque agarró los tres puntos, el equipo de Aira no brilló y dejó algunas dudas. Sobre todo en la primera parte, en la que el juego grana fue impreciso y deshilachado. Apenas creó ocasiones claras de gol y se encontró, tras un grave error defensivo, con un tanto en contra de Guille, que demostró su velocidad y su técnica picando el balón ante la salida de Iván Crespo.

Lo mejor de los primeros 45 minutos es que el equipo grana se fue al vestuario con buenas sensaciones tras empatar gracias al único momento de lucidez de Javi Flores en la primera parte. El cordobés abrió con inteligencia hacia Álvaro Rey, que puso un centro medido para que Garmendia, otra vez titular contra todo pronóstico, la empujara con contundencia a la red.

En la segunda parte el Real Murcia siguió siendo un conjunto errático en ataque aunque mejoró en defensa. Hasta que salió Jairo dispuesto a revolucionar el encuentro. Sus internadas por la banda izquierda provocaron más claras ocasiones para un equipo que incluso se permitió el lujo de fallar un penalti, esta vez disparado por Carlos Álvarez. En el tramo final, una genialidad de Javi Flores sirvió para que Isi, que entraba al segundo palo, pusiera el 2-1 definitivo.

Las derrotas del Logroñés y el Ferrol, que renunciaban de esta forma a la posibilidad de ser segundos, confirmaba más aún el segundo puesto de un Real Murcia que ya sabe que se verá las caras frente a un cuarto del grupo II, III y IV. Sus rival será el Real Unión de Irún, el Villanovense o el Hércules de Alicante, en la que sería, sin duda, la eliminatoria con más morbo para el Real Murcia.