Jornada 38. Villanovense 3 - 0 Betis B

Un Real Betis B que no se jugaba nada fue el convidado de piedra a la fiesta de un Villanovense que aseguró la cuarta plaza y disputará la promoción de ascenso a Liga Adelante (3-0). Dos goles del ex bético Carlos Fernández y otro de Espinar en el segundo tiempo certificaron la victoria del cuadro serón. Gran temporada del filial del Betis que amarró la permanencia ya hace unas cuantas jornadas. Se vio superado de inicio el conjunto entrenado por Juan Merino por el empuje del Villanovense. Los extremeños, conscientes de todo lo que se jugaban, salieron a encarrilar el partido por la vía rápida. Extramotivados, los serones mordieron de inicio y esto pronto se reflejó en el tanteador. Advirtió Espinar en una acción dentro del área en la que no encontró compañero al que cederle el balón. Instantes después, el ex jugador de la cantera del Betis Carlos Fernández firmaría el 1-0 tras una jugada ensayada. Falta lateral servida rápidamente, Salvi la pone de primeras para que el ariete, entrando en plancha, estableciera el primero de la tarde. El Romero Cuerda, llenó hasta la bandera, rugió para llevar en volandas a su equipo y estos responderían con el 2-0 casi a renglón seguido. De nuevo en la estrategia, Carlos Fernández sacó la caña para batir a Pedro. Con el tanteador muy favorable el partido cambió de signo. El Betis B se hizo con el poder de la pelota, pero sin poner en apuros a una muy segura zaga del Villanovense. Los extremeños incluso pudieron anotar el 3-0 tras un gran centro de Salvi, uno de los más destacados del primer tiempo.

En la segunda parte el calor se hizo notar, aunque el Villanovense siguió a lo suyo y en la primera jugada tuvo una doble ocasión para marcar. Espinar remató a bocajarro y tras la parada del portero el balón casi superó la raya de gol. No en vano, los futbolistas serones reclamaron el gol fantasma. Acto seguido, el Betis B tomó la iniciativa y Lolo pudo acortar distancias rematando un balón suelto en el área que repelió Ratón. Cuando peor lo estaba pasando el Villanovense Espinar dio la tranqulidad a los suyos al aprovechar una contra para acabar anotando de tiro cruzado. A partir de ahí Villanueva de la Serena se convirtió en una fiesta. La grada se entregó como nunca y los jugadores se pusieron una camiseta conmemorativa. Acabaron siendo manteados como en las grandes citas, ya que la grada entendía que habían logrado un hito histórico para este modesto club extremeño.